Lipofilling: ¿es viable la supervivencia del tejido adiposo?

injerto_grasa

¿Cuánto dura la grasa de una lipotransferencia?, ¿la grasa se reabsorbe?

Éstas son preguntas muy frecuentes cuando una paciente comienza a valorar si hacerse o no cualquier tratamiento con lipofilling o lipotransferencia.

Es muy habitual que los pacientes nos digan que “la grasa se reabsorbe”. Esta parece la idea predominante en Internet. Pero no es cierta, asi que os explicamos cómo es la viabilidad de los injertos del tejido adiposo y los resultados que podemos obtener cuando tratamos la cara, manos, pecho o los glúteos.

El comienzo del lipofilling

La técnica del lipofilling no es nueva, los injertos de tejido adiposo se han venido utilizando durante décadas a lo largo del siglo pasado. En su primera fase, se consideraba una técnica poco útil dado que el injerto tendía a la reabsorción. Fue entonces cuando gracias al Dr. Coleman cambió el panorama para la fiabilidad de dicha técnica.

¿Cómo sobrevive la grasa injertada?

El procedimiento de Coleman, básicamente consistía en una obtención atraumática de la grasa (con cánulas romas de 3 mm y jeringas de 10 mm), centrifugación a 1286 g (3000 rpm con la centrífuga de Coleman) durante 3 minutos, para separar las células adiposas de los componentes sanguíneos y de las células rotas, y transferencia al tejido donde va a ser injertada mediante cánulas romas de unos 2-3 mm en múltiples pases, usando 1 cc en cada pase. La importancia de depositar microinjertos ya había sido apuntada por Bircoll y para Coleman es la parte más importante del procedimiento. Después de los trabajos de Coleman, el número de artículos y experiencias por parte de otros investigadores y cirujanos se multiplicó; aún así, sigue habiendo una gran disparidad de resultados en cuanto a la supervivencia de los injertos.

Cuando infiltramos grasa en un tejido, la parte más externa del glóbulo de grasa sobrevive, tanto las células adiposas como las células madre. Una zona intermedia sólo sobreviven células madre y éstas se convierten en adipocitos. Y la parte más central muere y se reabsorbe (porque no le llegan nutrientes desde el tejido receptor). Asi que más o menos un 30% está destinado a no sobrevivir.

¿Cómo podemos aumentar la supervivencia del injerto de grasa?

La publicación de resultados dispares en la literatura respecto a la supervivencia del tejido adiposo con diferentes porcentajes de reabsorción y el descubrimiento de las células madre en el tejido adiposo se debe a que no todo el mundo usa el mismo sistema. Uno de los lados positivos es que han llevado a la realización de numerosos trabajos de investigación encaminados a estudiar el papel de las células madre en este proceso y la influencia que sobre la viabilidad celular tienen los distintos pasos propuestos por Coleman, a los que los cirujanos plásticos sometemos al tejido adiposo para su trasplante:

  1.  Obtención. No parece que sea un factor demasiado importante pero sí que sabemos que se han de usar presiones de aspiración bajas y cánulas atraumáticas.
  2.  Procesamiento. En la fase del procesamiento de la grasa obtenida, también encontramos factores que afectan a la viabilidad del tejido adiposo. Coleman recomienda la centrifugación ya que tanto los adipocitos como las células madre aguantan fuerzas de centrifugación importantes, de hasta 3.000 g. Aún así, la tendencia es a usar fuerzas más bajas, de 400 g porque se ha comprobado que el daño celular es menor. La filtración es otro método muy útil para procesar la grasa. En cualquier caso el sistema utilizado ha de ser estanco para evitar la contaminación del implante (y la posibilidad de infección). Eliminar la sangre, aceite y células rotas durante el proceso (detritus celulares) es muy importante para reducir la inflamación y por tanto la reabsorción de la grasa
  3.  Infiltración. En este punto existe más uniformidad de criterios y todo el mundo coincide en que los injertos han de ser pequeños para mejorar su supervivencia. Hay una limitación en cuanto al volumen a injertar. Cuanto más se transfiera, más posibilidades de que el tejido esté saturado y no lleguen nutrientes a los injertos. Poner más no es sinónimo de mejores resultados. Por ejemplo, en mamas no suele ponerse mças de 250 g y en tobillos no más de 150 gramos. El tejido receptor funciona como una esponja. Todos tendréis en la mente una esponja saturada de agua: chorrea, ya no cabe más.

Importancia de las zonas receptoras de grasa

    1. Lipofilling facial: la cara tiene mucho riego sanguíneo, asi que aquí los injertos prenden bien. No es necesario sobrecorregir.
    2. Aumento de mamas con grasa: Normalmente sólo puede aumentarse una copa y el volumen efectivo no suele ser mayor de 200 cc
    3. Aumento de glúteos con grasa:uno de los procedimientos más populares. El glúteo acepta mucho volumen de tejido grasao, pero lo seguro es infiltrar sólo el tejido subcutáneo, no el músculo
    4. Manos: el dorso de la mano y los dedos se puede rellenar con grasa para reducir el aspecto esqueletonizado de las manos. Se infiltran entre 20 y 30 cc por mano.
Tengo los pechos separados
ESCOTE Y LIPOFILLING
Lipofilling facial
Liposuccion en Barcelona
Liposuccion en Barcelona
Aumento de Pechos en Barcelona
Aumento de Pechos en Barcelona
Aumento de Gluteos
Aumento de Gluteos
Aumento de Labios en Barcelona
Aumento de Labios en Barcelona
Rinoplastia Barcelona
Rinoplastia Barcelona
Botox Barcelona
Botox Barcelona

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

La mejor Clínica de Cirugía Plástica y Estética en Barcelona
Doctor Jesús Benito Ruiz
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, ha sido presidente de la AECEP y Vicepresidente de Cirugia estética de la SECPRE. Miembro de diversas sociedades nacionales e internacionalees y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio. Actualmente Secretario Nacional de ISAPS en España