Tratamiento de lipotransferencia o lipofilling

La lipotransferencia, también conocida como lipofilling, es un tratamiento que consiste en transferir la grasa propia de una zona donde existe un exceso de ésta, para volver a inyectarla en otra área del cuerpo con el objetivo de conseguir un aumento de volumen, o bien, con el objetivo de corregir imperfecciones y rejuvenecer zonas específicas según sea el resultado deseado.

Resuelve todas tus dudas.

El relleno con grasa propia como tratamiento

El lipofilling es un método innovador en la cirugía estética y reparadora o reconstructiva, útil para rejuvenecer o perfeccionar zonas del cuerpo.

En las mujeres, la grasa corporal suele distribuirse en muslos y caderas, mientras que en los hombres lo hace en el tronco y el abdomen. En estos casos, es posible aprovechar esta grasa para mejorar ciertas áreas del cuerpo y como solución antienvejecimiento y para reconstrucción.

¿Cuáles son los beneficios del relleno con grasa propia?

  1. Con esta técnica de relleno no se dejan cicatrices visibles.
  2. Usar el tejido adiposo del paciente evita cualquier rechazo.
  3. Es un tratamiento natural, adaptable, duradero y estable.
  4. Es posible usarla en tanto en tratamiento faciales, como corporales.
  5. Es una técnica que puede usarse en conjunto con otras.

¿Cómo es el procedimiento de la lipotransferencia?

El lipofilling o lipotransferencia es una técnica quirúrgica que permite injertar tejido graso del propio paciente para mejorar el volumen y conseguir un rejuvenecimiento de la zona tratada. Para llevar a cabo este tratamiento, en primer lugar, es necesario conocer qué cantidad de tejido graso será necesaria, y valorar si el paciente tiene ese excedente en otra zona.

Si es así, el tratamiento comenzaría con la extracción del tejido adiposo de cualquiera de las zonas donantes, por ejemplo, mediante liposucción de la zona abdominal o de las caderas. Una fase inicial en la que se aplicaría previamente anestesia local o anestesia general según el volumen que sea preciso obtener.

Luego, durante la fase de procesamiento, el tejido extraído se centrifuga o se filtra para obtener células de grasas purificadas, que sería el material injertado en la zona receptora del cuerpo a remodelar o aumentar en la fase final.

En el postoperatorio es necesario evitar ejercicio intenso y hay que llevar una faja de compresión al menos un mes.

El paciente vería resultados al cabo de 4 meses, cuando se considera que el volumen aportado por el injerto de grasa es estable, es decir, en este tiempo se podrá conocer el porcentaje de grasa que se ha reabsorbido y replantear si es necesaria otra intervención para realizar retoques.

¿En qué tipos de tratamiento es útil?

El lipofilling se puede utilizar en tratamiento faciales (rostro, cuello, escote y manos) con objetivos estéticos, es decir, como relleno facial para eliminar arrugas y aportar un volumen rejuvenecedor. También se puede usar como en tratamiento corporales (aumento de pecho, glúteos caderas y muslos; reconstrucción mamaria, de rodillas, pantorrillas…) con un fin tanto estético como enfocado a mejorar el aspecto de estas zonas. Los tratamientos más destacados son:

Rejuvenecimiento facial y de manos con grasa propia.

Uno de los factores clave del envejecimiento es la pérdida de los compartimentos grasos de la cara. La grasa es un material de relleno con grandes resultados para dar volumen, corregir defectos y mejorar el aspecto de la piel. Con un tratamiento de lipofilling, las células madre del tejido ayudan a aumentar la vascularización de la zona facial, ejerciendo un efecto rejuvenecedor.

[Ver tratamiento]

Aumento de pecho con grasa propia.

El lipofilling de mamas es una técnica que puede usarse en pacientes que desean un aumento de pecho sin prótesis o como técnica combinada junto con los implantes de mamas. Las zonas donantes para extraer grasa en estos casos suelen ser: abdomen, flancos, cartucheras o la cara interna de muslos y rodillas. Las infiltraciones se realizan sin necesidad de realizar incisiones ni puntos.

[Ver tratamiento]

Aumento de glúteos con grasa propia.

La cirugía plástica de aumento de glúteos en mujeres es un tratamiento de resultados espectaculares cuando se realiza una técnica combinada de implante e injerto adiposo, que permite remodelar la zona y mejorar tanto el tamaño como la proyección de las nalgas. La extracción selectiva de grasa mediante liposucción y es la técnica más usual para la remodelación de la región glútea.

[Ver tratamiento]

Aumento de gemelos con grasa propia.

Cuando las pantorrillas no están lo suficientemente desarrolladas y falta armonía con el resto de la pierna es posible realizar una cirugía de reconstrucción o aumento con implantes. En este caso, los injertos de tejido graso son usados en el tratamiento para el aumento de pantorrillas y gemelos como complemento para modelar la zona y dotarle de naturalidad.

[Ver tratamiento]

¿Qué cuidados hay tras el tratamiento?

Hay que tener en cuenta que el posoperatorio de esta técnica variará en la medida en que se aplique como tratamiento complementario o como tratamiento de relleno único. Para más información consúltese el tratamiento específico.

Nuestros especialistas para este tratamiento

Artículos relacionados

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

La mejor Clínica de Cirugía Plástica y Estética en Barcelona