Tratamiento de peeling facial

La piel del rostro es una de las que más se ve afectada por el paso del tiempo y la exposición al sol y otros agentes. El peeling químico es uno de los tratamientos más efectivos a la hora de recuperar el tono, el color, la luminosidad y textura de la piel. Este procedimiento permite combatir no sólo el envejecimiento del rostro, sino también las manchas y enfermedades como el acné.

Resuelve todas tus dudas.

El peeling facial para rejuvenecer el rostro

El peeling facial es una técnica médico estética ideal para tratar los signos del envejecimiento cutáneo

Un peeling facial es un tratamiento médico que produce una exfoliación de la piel para tratar los signos del envejecimiento: la piel ajada (aspecto, color, textura y/o tacto) con falta de luminosidad y piel mate, las manchas pigmentarias o seniles, las arrugas finas o moderadas, los poros dilatados, pequeñas cicatrices y/o el acné del rostro, cuello y escote.

En muchos entornos, el peeling químico también es considerado como un tratamiento de “limpieza facial profunda” en tanto los resultados que se consiguen con esta técnica permiten recuperar las condiciones óptimas de la piel del rostro, mejorando de forma evidente la textura. En definitiva, este peeling facial es una exfoliación química cuenta con múltiples beneficios.

¿Qué beneficios tiene el peeling médico para el rostro?

  1. Elimina todas las células dañadas y envejecidas de la superficie.
  2. La piel queda mucho más luminosa, lisa, suave e hidratada.
  3. Disminuye las hiperpigmentaciones y mejora la cicatrización.
  4. Desbloquea los poros y ayuda a tratar y eliminar el acné.
  5. Estimula la renovación celular y la producción de colágeno.

¿En qué consiste un tratamiento de peeling facial?

El peeling es uno de los tratamientos faciales ambulatorios que se puede aplicar en una clínica de medicina estética, controlado por un profesional. El especialista, que previamente habrá realizado un diagnóstico del estado de la piel del paciente, propondrá el tipo de peeling (o protocolo de combinación) más adecuado en cada caso.

Es decir, la composición y la concentración del producto o los productos utilizados, su modo de aplicación, el tiempo de contacto con la superficie cutánea y el tipo de piel determinarían el resultado del tratamiento.

Los cuidados previos son un paso fundamental para garantizar la efectividad de esta técnica y post-tratamiento con menos molestias. En general, suele resultar imprescindible realizar una adecuada preparación de la piel antes del primer peeling mediante el uso de cremas específicas. Esta preparación previa, tiene como objetivo afinar la capa más superficial de la piel (la epidermis), que favorecerá la aplicación mucho más uniforme del tratamiento.

Luego, este tratamiento consiste en la aplicación un producto químico sobre la piel que provoca la peladura o descamación (peeling) cutáneo. El efecto puede ser más superficial, medio o profundo en función de los químicos usados con el objetivo de tratar de los signos del envejecimiento del rostro. De esta forma, los efectos del peeling facial variarán desde una descamación imperceptible a un recambio epidérmico completo.

El peeling facial se desarrolla, habitualmente, en varias sesiones más o menos espaciadas en el tiempo. Cada sesión puede durar entre 30 y 60 minutos y dependiendo del tipo de producto deben hacerse de entre 3 a 8 sesiones. Además, entre sesiones es también necesario seguir un protocolo de cuidados dermocosméticos.

Los peeling superficiales y medios consiguen un rejuvenecimiento facial moderado, es decir, consiguen eliminar signos superficiales de la piel como las manchas cutáneas y las pequeñas arrugas y devolver a la piel el color, la textura y el tono perdidos con el paso del tiempo y la injerencia de agentes nocivos como el sol, el tabaco, el alcohol, el estrés, etc. En algunos pacientes, se combina con otras técnicas como lifting facial, los rellenos faciales como el ácido hialurónico, la mesoterapia de estimulación facial, etc.

¿Qué tipos de peeling faciales son efectivos?

Existes múltiples sustancias químicas que producen el efecto de peeling o peladura de la piel. Los más clásicos son los peelings de ácido glicólico, ácido salicílico, ácido azelaico y ácido mandélico. No obstante, existe una multitud de productos que pueden usarse como tratamiento único o en diferentes combinaciones (resorcina, ácido tricloroacético, fenol, ácido láctico, ácido kójico).

En los casos de melasma aplicamos un peeling despigmentante específico, el peeling de fenol tamponado o el peeling de ácido tranexámico, combinado con mascarillas despigmentantes. En el melasma, si cabe, todavía es más importante el tratamiento domiciliario preparatorio antes del peeling, el tratamiento post peeling y el tratamiento de mantenimiento, ya que, si no somos estrictos con los protocolos, la reaparición del melasma es muy probable.

Actualmente la aplicación de protocolos de peeling combinados nos permite obtener mejores resultados con peladuras más discretas e incluso, en muchos casos, sin enrojecimiento posterior. Entre los efectivos protocolos de combinación de productos que usamos en AGB están los peelings de:

  • Fenol tamponado: ideales para rejuvenecimiento cutáneo y eliminación de manchas.
  • Línea melaspeel®: mejora el sebo y los poros , así como las arrugas finas.
  • TCA: que combate la textura, los poros y las arruguitas.
  • Yellow peel®: con efecto rejuvenecedor.
  • Ferulac peel®: rejuvenecedor y antioxidante.
  • Target peel®: especialmente útil para eliminar manchas.
  • DNA recovery peel®: ideal después del verano.

¿Qué cuidados son necesarios después del peeling facial?

Como hemos comentado, entre las sesiones se establecerá un adecuado tratamiento dermocosmético que consistirá en limpiar de forma muy gentil, hidratar y reparar, además de proteger la piel del sol de forma estricta. Es importante recordar no rascar, exfoliar o pellizcar la piel del rostro tras el peeling.

Al finalizar el tratamiento se establecerán las pautas oportunas de mantenimiento, que pueden comportar la necesidad de someterse de forma más o menos esporádica a una sesión de peeling, además de los ineludibles cuidados dermocosméticos: limpieza, hidratación, nutrición y protección.

También, como mencionamos, según el tipo de peeling es posible experimentar desde un enrojecimiento de la piel hasta una descamación delimitada a un plazo de una semana como máximo, en la que se descubre una excelente renovación de la piel que queda mucho más radiante.

Según la naturaleza e intensidad de las sesiones que se quieran realizar, así como de las particulares características de cada paciente (de sus deseos, circunstancias sociolaborales, etc.), en Antiaging Group Barcelona te asesoraremos en la elección de uno u otro protocolo que se adapte a tus necesidades.

Nuestros especialistas para este tratamiento

Artículos relacionados

Tratamientos faciales/ácido hialurónico

Leer más

Tratamientos de rejuvenecimiento facial

Leer más

Tratamiento láser para el rejuvenecimiento de la piel

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.