Liposucción

La liposucción como técnica para mejorar el contorno corporal.

La lipoescultura hace referencia a la remodelación del contorno corporal usando la liposucción, una técnica médica que destruye los depósitos de grasa instalados en determinadas áreas del cuerpo, incluyendo cara y cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas y muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

La liposucción no es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a la dieta o el ejercicio.

Resuelve todas tus dudas. Primera cita gratis y sin compromiso.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal. *
 

¿Qué técnicas de liposucción hay?

Ha habido y hay muchas técnicas de liposucción. La clásica consiste en la extracción de grasa mediante una cánula más o menos gruesa mediante un movimiento mecánico en abanico y una aspiración habitualmente a -1 atmosfera. No deja de ser un procedimiento agresivo y es por ello que en grandes volúmenes hay una limitación de 4 litros de extracción. Es por ello que históricamente se han ido introduciendo sistemas para tratar de mejorar el proceso en tres sentidos:

  • Reducir el trauma y el sangrado.
  • Mejorar la retracción cutánea.
  • No dañar los adipositos ni las células madre para poder usar ese tejido adiposo como injerto.

Se han descrito medios físicos que buscan dichos objetivos como son ultrasonidos, la vibración a alta frecuencia de la cánula, el láser y la liposucción con “waterjet”. Se han comercializado infinidad de aparatos, los cuales reclamaban para sí todas las ventajas que hemos visto antes. De todos ellos, el ultrasonido y el láser destruyen las células grasas. La técnica de WAL (water assisted liposuction) sí que mantiene la viabilidad del adipocito. Y de todas ellas, el láser parece que es el que mejor se relaciona con una mayor retracción cutánea.

¿Qué es la lipoescultura?

La técnica de lipoescultura actual busca no sólo la extracción de grasa y reducción de volumen en determinadas zonas, sino también aumentar aquellas zonas deficitarias mediante los injertos grasos. Por ejemplo, realizamos la liposucción de espalda y flancos y trasplantamos esa grasa a la nalga, para buscar una curva muy femenina.

En Antiaging Group Barcelona, a la vanguardia de la ciencia aplicada a la medicina y cirugía estética, hemos introducido el nuevo paradigma de la liposucción. Actualmente la realizamos con el nuevo sistema de láser radial de 1470 nm (conocido como LIPOLIFE™), que permite disgregar el tejido adiposo sin destruir las células grasas. El Dr. Jesús Benito, director de Antiaging Group Barcelona, ha sido elegido como especialista en la aplicación de este láser por la propia LIPOLIFE™.

El láser hace la técnica más cómoda, sangra menos, es menos traumática, al calentar el tejido la piel se retrae más y podemos utilizar las células como injerto, porque siguen siendo viables.

¿Qué técnica de lipoescultura es mejor?

En Antiaging Group Barcelona creemos que es importante asociar técnicas para mejorar los resultados. Además de la técnica de láser, podemos asociar radiofrecuencia antes o después de una cirugía para tratar la flacidez y la celulitis. La liposucción puede realizarse como procedimiento primario para mejorar el contorno corporal, o en combinación con otras técnicas quirúrgicas como el lifting facial, la abdominoplastia o el lifting de muslos para tensar la piel relajada y las estructuras de soporte.

Preguntas frecuentes.

¿Para quién está recomendado la liposucción?

El mejor candidato para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que posee un exceso de grasa en áreas determinadas del cuerpo ya que una piel firme y elástica lleva a un mejor contorno final después de la liposucción. La piel colgante no se readapta por si misma al nuevo contorno, y puede requerir radiofrecuencia u otras técnicas quirúrgicas adicionales para eliminar y tensar el exceso de piel, como las lipectomías.

Según el número y la extensión de zonas a tratar, puede requerirse anestesia local, local más sedación, epidural o general.

¿En qué zonas puede realizarse una liposucción?

Cuello: tratamiento de la papada y mejora del ángulo del cuello. Suele asociarse al lifting.

Brazos: se ha abandonado prácticamente la lipectomía en esta región. Se han extirpado grandes de grasa (1000 cc) con una retracción cutánea muy buena. Sólo precisa unos cuidados postoperatorios particulares que si se siguen facilitan la retracción cutánea.

Abdomen: en pacientes jóvenes o con buen tono cutáneo se puede eliminar la grasa sobrante (michelines) con buen resultado. Si hay debilidad muscular (diástasis de rectos) debido a embarazos, o sobra mucha piel es mejor optar por la cirugía abierta (abdominoplastia). La zona de los flancos es especialmente agradecida para ser aspirada.

Espalda: los «michelines» de la espalda ofrecen muy buenos resultados tras ser tratados con liposucción.

Nalgas y muslos: es la zona más popular. Lo más importante al aplicar la técnica en esta zona no es vaciar, sino modelar el contorno, practicar lo que se conoce como lipoescultura. La asociación de la radiofrecuencia con la liposucción ha permitido mejorar aún más los resultados en esta zona.

Rodillas: es posible eliminar los cúmulos que aparecen en la parte interna de las rodillas y por encima de la rótula.

Piernas: se trata de remodelar sobre todo la zona de los tobillos, donde tiende a acumularse la grasa. También se pueden redefinir las curvas naturales de la musculatura de la pierna (gemelos).

¿La grasa localizada se elimina con la liposucción?

Cuando un paciente viene a nuestra clínica en Barcelona para una liposucción siempre hay una pregunta que se repite: ¿es un mito que se pueda perder la grasa localizada? La respuesta es no. La grasa localizada se puede perder para siempre. Pero necesita cierta explicación.

Un estudio realizado en la Universidad de Colorado en Estados Unidos y publicado en la revista Obesity en el año 2011 reunió a un grupo de mujeres de edad e índice de masa corporal similar. A unas se les practicó una liposucción en zonas evidentes como cadera o muslos y a otras no. Inicialmente, las pacientes operadas tenían una reducción de índice de masa corporal respecto a las no operadas, pero al año no había diferencia. ¿Qué había ocurrido? Que no había aumento de grasa en la zona operada pero el abdomen acumulaba más grasa. Es decir, la grasa se redistribuía, como si el organismo «defendiera» su volumen total de tejido adiposo. Y si lo pierde, vuelve a recuperarlo.

La grasa localizada se pierde para siempre con la liposucción, pero puede instalar en otras partes del cuerpo si el paciente no se cuida.

Esto confirma varias afirmaciones que se pueden encontrar en todos los documentos de información de liposucción: que es un tratamiento efectivo para depósitos localizados y que no es un tratamiento para adelgazar. Es el mejor tratamiento para eliminar los excesos que afean la figura; de hecho la mitad de las mujeres del estudio a las que no se hizo la liposucción se la harían si se les ofrecía la posibilidad, una vez que conocían los resultados del estudio.

¿La liposucción puede elimininar la celulitis?

La liposucción no es el tratamiento diana para la celulitis, aunque sí lo es para la grasa localizada.

Tendemos a hablar de celulitis para describir tanto el acúmulo de grasa que se produce en ciertas partes de nuestro cuerpo, como cuando se nos marcan esos hoyitos en la piel dando el aspecto de piel de naranja.

En realidad, en la celulitis hay una alteración del tejido subcutáneo que provoca nódulos y depresiones, es decir, la piel de naranja de toda la vida. Para tratarla, se recomiendan tratamientos enfocados a mejorar ese tejido subcutáneo que está alterado, como la mesoterapia corporal, la radiofrecuencia o incluso el ultrasonido.

La efectividad de la liposucción en la celulitis dependerá de factores como la flacidez, el grosor de la dermis y del tejido fibroso, la tonicidad muscular, el volumen de grasa a aspirar, la edad, el funcionamiento del sistema hormonal… Los especialistas predicen el resultado de la liposucción en base a estos parámetros.

¿Puedo hacerme una liposucción después de la cesárea?

Puede hacerse una liposucción justo después de la cesárea, pero lo cierto es que en nuestra clínica lo desaconsejamos,porque nos parece un procedimiento poco seguro, ya que el abdomen tiene que cambiar mucho en los meses siguientes al nacimiento del bebé.

Para empezar, recordemos que con la liposucción se extrae la grasa localizada, pero no se obtiene ningún efecto sobre la distensión de la piel o de los músculos. Para que el resultado fuera el esperado después de una cesárea, habría que simultanearla con una abdominoplastia.

Un estudio publicado en 2011 en Aesthetic Plastic Surgeryestudió las consecuencias de realizar una abdominoplastiaen el momento de la cesárea, en comparación con esa misma intervención en mujeres sin cesárea. La conclusión más importante es que el grado de satisfacción es menor, los resultados estéticos son peores y el índice de complicaciones es mayor. Solo un 48% estaba satisfecha del resultado a los 6 meses y un 32% tenía un abombamiento residual del abdomen sin definición de la cintura. Un 24% también presentaba herniación umbilical y un 18% exceso de piel. En cambio, en las abdominoplastias de las no embarazadas, el abombamiento residual ocurría en un 9%, la herniación umbilical en un 5% y el exceso de piel en un 3,7%.

Los estudios desaconsejan hacer una liposucción tras una cesárea. Es mejor esperar unos meses para que haya menos riesgo y el resultado sea óptimo.

Si tratamos de hacer una abdominoplastia en el momento de la cesárea, no se puede hacer una adecuada liposucción por el riesgo de necrosis (muerte de los tejidos por falta de vascularización).

En el embarazo aumenta la vascularización (más riego sanguíneo) de la musculatura y de la piel, y el útero incrementa mucho su tamaño, haciendo presión en la pared abdominal. Tras el parto, se produce una atrofia progresiva del útero y una retracción muscular y cutánea que tarda meses en revocarse.

¿La liposucción puede eliminar la flacidez?

En los casos de personas con demasiada piel sobrante después de una liposucción, esta no se readapta por sí misma al nuevo contorno. Pero precisamente el éxito de esta intervención depende exclusivamente de la capacidad que tenga la dermis para retraerse. Ciertas técnicas adicionales como el láser o los ultrasonidos (VASER) tienen precisamente ese objetivo: calientan el tejido para lograr esa retracción (y reducir el sangrado).

Aún así, en casos en los que hay demasiada piel sobrante, puede recomendarse al paciente que se someta a abdominoplastia, si la zona afectada es el abdomen, o a una lipectomía.

La abdominoplastia, además de eliminar adipocitos, consigue estirar la piel eficazmente cuando está flácida, con estrías o cicatrices.

La lipectomía consiste en la reducción del exceso de piel y grasa redundante debido a la expansión masiva de los tejidos y la pérdida de elasticidad.

¿Puedo hacerme una liposucción y una lipectomía a la vez?

Sí, es habitual combinar ambas técnicas de liposucción y lipectomía para obtener mejores resultados.

De hecho, antes de la introducción de la liposucción, la lipectomía era la única técnica posible para extirpar el exceso de grasa. Actualmente se denomina preferentemente dermolipectomía, porque implica la extirpación tanto el exceso de grasa como de piel, normalmente cuando existe flacidez. En la liposucción se extrae tejido graso mediante unas cánulas que lo aspiran. Pero no se quita piel. Por eso, en casos determinados como pacientes que han perdido mucho peso y en los que la piel no ha logrado una retracción total (por ejemplo con la cirugía bariátrica en la que se reduce el estómago a pacientes con obesidad), la técnica se completa con dermolipectomía.

En la liposucción se extrae grasa, pero no piel. Por eso en ocasiones se combina con dermolipectomía.

Las zonas más populares en las que se practica la dermolipectomía son el abdomen (abdominoplastia), muslos, brazos y espalda (el lifting brasileño). El principal problema de estas técnicas es la cicatriz residual, que puede ser bastante larga, aunque en nuestra clínica de Barcelona siempre intentamos esconderla en pliegues, sombras o zonas en las que sea fácilmente ocultable con la ropa.

Si estás pensando en someterte una liposucción combinada con dermolipectomía debes tener en cuenta que la recuperación será algo más lenta (se prolongará aproximadamente una semana más) y que primero deberás consultar con especialistas como los de Antiaging Group Barcelona, que te asesoren sobre qué es lo más indicado para tu caso concreto.

¿Cuándo se ven los resultados de una liposucción?

Los resultados de la liposucción se aprecian inmediatamente después. Sin embargo son más visibles cuando cede el edema (inflamación) de la zona tratada, lo que sucede a partir del segundo o tercer mes.

Si te preocupa la grasa instalada en el abdomen, consulta con nuestros especialistas si la liposucción está indicada en tu caso. En ocasiones, si además de grasa sobrante existe flacidez en la piel y hay poco tono muscular, la liposucción no será suficiente y será aconsejable practicar también una abdominoplastia.

¿Cómo queda la piel tras una liposucción?

Tras la liposucción existirá cierta hinchazón y hematomas que pueden tardar en irse unas dos o tres semanas. Hay un poco de inflamación, se necesitan masajes y llevar una faja, pero las molestias son moderadas si hacemos caso a las recomendaciones del médico.

¿Qué riesgos tiene?

La liposucción es una cirugía estética con escasos riesgos si se conoce la técnica y es practicada por un especialista en una clínica reconocida.

Artículos relacionados

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Qué son los rellenos faciales y cuáles son sus beneficios?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.