Cirugía de Pectus Excavatum o pecho hundido

La tecnología en cirugía reconstructiva nos permite corregir trastornos en el desarrollo como lo es el pecho hundido o pectus excavatum, un problema congénito que padecen 1 de cada 700 nacidos y que afecta, principalmente, al sexo masculino. Hoy el tratamiento quirúrgico más vanguardista consiste en la colocación de un implante diseñado a medida que se adapta a la anatomía de cada paciente.

Resuelve todas tus dudas.

¿En qué consiste el pectus excavatum?

El pectus excavatum, pecho hundido o tórax en embudo (conocido como funnel chest, en inglés) es uno de los trastornos en el desarrollo y crecimiento de los cartílagos costales más frecuentes. Este problema consiste en un hundimiento del esternón que provoca una alteración de las articulaciones de las costillas, que quedan deformadas proyectándolas, en algunas ocasiones, hacia delante.

El pectus excavatum es una afección cuya causa se desconoce; no obstante, en ocasiones este trastorno puede estar asociado con otras deformidades como osteogénesis imperfecta, raquitismo, escoliosis, Síndrome de Poland y otros como el Síndrome Marfan, de Ehlers-Danlos, de Noonan o de Turner.

¿Qué signos y complicaciones tiene el pectus excavatum?

Si bien este trastorno congénito (de nacimiento) puede no ser perceptible durante los primeros años de vida o, incluso hasta la etapa de adolescencia, el pectus excavatum hace que el pecho se vea de alguna forma hundido. Según Chiu PH, en A cross-sectional study of lung volume development in pectus excavatum patients esta malformación puede clasificarse según su gravedad en:

  • Tipo 1: deformidades severa pero simétricas, localizadas en esternón.
  • Tipo 2: deformaciones menos profundas pero más difusas y anchas.
  • Tipo 3: casos graves con deformación asimétrica de la cavidad torácica.

Por otro lado, además de los efectos estéticos en el paciente, hay que tener en cuenta que esta circunstancia hace que, en casos severos, se ejerza una presión extra sobre el pulmón y corazón, lo que puede derivar no sólo en problemas para realizar ejercicio o actividad físico sino, de forma más preocupante en complicaciones respiratorias, cansancio y fatiga constante, dolor de pecho, palpitaciones e infecciones broncopulmonares frecuentes. Sin embargo, la afectación funcional por un pectus excavatum es muy rara.

¿Cuál es el tratamiento para el pectus excavatum?

La cirugía torácica ha sido hasta la fecha el único tratamiento efectivo para la corrección de este defecto. Para el tratamiento del pectus excavatum existen varios tipos de procedimientos quirúrgicos como la técnica de Nuss, de Ravitch, o bien, la Taulinoplastia pero, actualmente, en Antiaging Group Barcelona contamos con un método definitivo y seguro para solucionar esta problema congénito de la caja torácica de la mano de la compañía Anatomik Modelling.

Esta compañía ha creado un implante a medida basado en la deformidad torácica mediante una TAC. El implante cubre y modela todo el defecto y se implanta en profundidad, siguiendo la técnica del profesor Chavoin, cubierto parcialmente por la musculatura pectoral mayor. Las ventajas de esta técnica quirúrgica son:

  • Personalización en función de la deformidad congénita existente.
  • Uso de un material de silicona blando pero sólido, con tacto similar al del esternón y definitivo. Los bordes del implante se adaptan al defecto y además están cubiertos por la musculatura.

Para mejorar los resultados se puede asociar el lipofilling (injertos de grasa) habitualmente en un segundo tiempo, ya que es más fácil de ver los posibles pequeños defectos residuales.

Pecho hundido
Gráfico explicativo del Pectus Excavatum

¿Cómo es el procedimiento con implantes?

Los implantes de silicona se diseñan virtualmente tras realizar un TAC del paciente y mediante un proceso asistido por ordenador, en el que reconstruye la cavidad torácica. Estos implantes ofrecen una solución mínimamente invasiva, segura y simple del pectus excavatum evitando cirugías abiertas de tórax y sus posibles complicaciones.

El procedimiento quirúrgico se desarrolla bajo anestesia general y dura unos 60 minutos, en la que el cirujano realiza una incisión en la cavidad torácica desde las que se desliza el implante. Luego la hospitalización tiene una duración de 3 días. Posteriormente, se ha de evitar ejercicio físico durante 8-12 semanas en función del tamaño del implante.

Además, se realiza un seguimiento riguroso y personalizado, durante el cual Anatomik Modelling escucha a los cirujanos de referencia para aconsejarles, responder a sus preguntas, recopilar sus experiencias y compartir con ellos los avances en materia de investigación.

Los centros de referencia en Anatomik Modelling, como Antiaging Group Barcelona, han recibido una formación teórica y práctica sobre la construcción informática de los implantes 3D y las distintas técnicas de intervención (pectus excavatum, Síndrome de Poland u otra falta de músculos).

PECTUS CON IMPLANTE A MEDIDA
antes y despues de pectus excavatum
pectus_excavatum

Ventajas del tratamiento de Pectus Excavatum

Evidentemente el mayor beneficio es la corrección de la deformidad. El uso d eun implante a medida es mucho menos invasivo y con menos secuelas que las otras técnicas de cirugía torácica.

El resultado es para toda la vida y el tipo de material utilizado hace innecesario su recambio.

Nuestros especialistas para este tratamiento

Artículos relacionados

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

La mejor Clínica de Cirugía Plástica y Estética en Barcelona