¿Qué diferencias hay entre el bótox y el ácido hialurónico?

¿Botox o acido hialuronico?

El bótox y el ácido hialurónico contienen sustancias similares y efectos rejuvenecedores, pero existen algunas diferencias importantes entre ellas. Por un lado, la toxina botulínica paraliza la musculatura y evita las arrugas producidas por los movimientos de éstos. Mientras que el ácido hialurónico funciona inyectando la sustancia para rellenar la arruga o aplicándola en la piel.

1. ¿Qué es el bótox?

Es el nombre comercial utilizado para referirse a la toxina botulínica. Esta toxina tiene la facultad de producir inmovilidad en los músculos de forma temporal, por ello es utilizada en distintos tratamientos médicos y de estética.

En la medicina estética, cuando el bótox se aplica en la musculatura facial, ésta se relaja y evita que se generen las arrugas de expresión.

El bótox se inyecta en pequeñas dosis en las arrugas para eliminarlas o atenuarlas, pero también se aplica para prevenirlas. Su efecto no consiste en rellenar las arrugas sino en relajar los músculos de la cara devolviendo tersura y luminosidad a la expresión de forma más natural.

Es un tratamiento sencillo y prácticamente indoloro, que no requiere aplicar anestesia. Sus resultados son visibles a partir de los dos o tres días posteriores a someterse al procedimiento y su durabilidad ronda entre los 4 y 6 meses.

1.1. ¿Para qué zonas está indicado?

 Las arrugas que van apareciendo en el rostro pueden ser estáticas, dinámicas, gravitatorias y mixtas. Las arrugas estáticas son aquellas que aparecen debido a la pérdida natural del volumen de tejido, colágeno y elasticidad. Las dinámicas son las que aparecen más rápido y están ligadas a los gestos faciales. Las gravitatorias son consecuencia del proceso de envejecimiento y, por último, las mixtas son las que aparecen por la acción de la gravedad, movimientos faciales y el envejecimiento.

La aplicación de bótox en el rostro es la mejor alternativa para eliminar o atenuar las arrugas dinámicas porque los rellenos no son capaces de eliminarlas. Se aplica sobre las arrugas situadas en el tercio superior del rostro, el entrecejo, frente y las periorbitarias (patas de gallo). También se utiliza para ayudar a modificar la posición de las cejas, elevándolas para dar más luminosidad y atractivo a la mirada.

Pero el bótox no solo se utiliza de forma estética sino, también, para tratar problemas de sudoración excesiva (hiperhidrosis) que afectan normalmente a las palmas de las manos, pies, axilas o cara. Su aplicación consigue detener la producción a los pocos días de la infiltración. Su efecto es temporal, aproximadamente seis meses.

Además, el bótox se ha utilizado también para combatir otros trastornos como dolor de espalda, corregir los tics y para dar simetría al rostro independientemente del tratamiento de rejuvenecimiento facial.

1.2. ¿Cómo se aplica?

El bótox consigue modular la acción muscular deteniendo la progresión de las arrugas dinámicas, relajando los músculos de la expresión. Para ello, se aplica la toxina con inyecciones en diferentes partes del músculo, que deja de contraerse al no recibir más el estímulo nervioso.

La aplicación de esta sustancia solo debe llevarla a cabo un médico experimentado y con formación suficiente para resolver el problema del paciente. Cirujanos plásticos, dermatólogos y especialistas en medicina estética son los únicos expertos capaces de aplicar la toxina botulínica.

Antes de aplicarla, se debe hacer una exploración física del paciente en el que se le pedirá mover los músculos para ver la respuesta y realizar una valoración para saber dónde aplicar la toxina.

1.3. ¿Cuánto dura su efecto?

La duración aproximada de este tipo de tratamiento oscila entre los 5 y 6 meses. La dosis solo se debe aplicar una sola vez y, después, transcurrido el período recomendado por el especialista, se valorará la aplicación de una nueva dosis.

Pero su duración también varía dependiendo de factores genéticos y del grosor de la piel, siendo el efecto de menor duración en hombre que en las mujeres.

1.4. ¿Tiene efectos adversos?

La aplicación de este tratamiento no debería causar ningún efecto secundario, siempre y cuando se aplique la dosis adecuada ya que aplicar una dosis más alta podría ocasionar toxicidad o pérdida de la expresión facial.

Algunos de los efectos adversos que pueden presentarse de forma ocasional, están relacionados con la zona de la aplicación. La inyección puede provocar, temporalmente, dolor, edema (hinchazón), equimosis (hematoma) o hiperestesia (aumento anormal de la sensibilidad táctil) de corta duración.

inyeccion-botox-acido-ialuronico

2. ¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia natural que produce nuestro cuerpo y que se encuentra en varios órganos y tejidos. Este componente tiene la capacidad de atraer y retener agua, lo que ayuda a la hidratación de las células. También, contribuye a la regeneración celular, de la epidermis, de los tejidos conectivos y los tejidos articulares y participa en la formación de los cartílagos.

Con el ácido hialurónico la piel se mantiene más hidratada y, a la vez, facilita la creación de más colágeno. Las propiedades del ácido hialurónico y el colágeno ayudan a frenar el envejecimiento de la piel.

2.1 ¿En qué zonas se aplica?

El tratamiento de ácido hialurónico se aplica de forma similar al bótox. Mediante inyecciones o infiltraciones se pueden atenuar las arrugas del rostro y rellenar zonas como la de los labios. También se utiliza mucho para tratar la zona periorbitaria (las famosas patas de gallo).

Pero esta sustancia puede aplicarse en otras zonas como:

  • Contorno y comisura de los labios
  • Labios y pómulos
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión a los lados de la nariz)

Se inyecta de manera superficial en la piel y se integra de manera natural aportando volumen e hidratación sin alterar las características físicas de la zona tratada.

En cosmética, también hay cremas o serums que contienen altas concentraciones de ácido hialurónico. Se aplican con masajes faciales para mejorar el aspecto y la tersura de la piel, pero sus resultados no son tan rápidos y efectivos como las infiltraciones. Son una opción para la prevención de arrugas y para el cuidado de la piel en general por su carácter hidratante.

2.2. ¿Qué efectos se consiguen?

Con el tratamiento de ácido hialurónico se consigue mejorar la tersura y luminosidad de la piel reparando los primeros signos de envejecimiento cutáneo, manteniendo la piel joven de forma más duradera. La aplicación del ácido hialurónico aporta hidratación y rellena las pequeñas arrugas y líneas de expresión logrando un aspecto más terso y liso del rostro.

Este método también se utiliza para dar un aspecto más definido en mandíbula y mentón. Hasta el momento, es una de las mejores opciones para lograr una mejor definición de los rasgos en la parte inferior del rostro.

Los resultados de este tratamiento se perciben inmediatamente y se perciben muy naturales. Su efecto puede durar entre 9 meses a dos años, según el paciente.

El ácido hialurónico también aporta otros beneficios. Actualmente se ha demostrado que el ácido hialurónico que puede ser muy eficaz para el tratamiento patologías articulares como la artritis, artrosis, la osteocondritis, etc. La infiltración del ácido hialurónico en la articulación reduce el dolor y facilita su movilidad, manteniendo su efecto durante aproximadamente seis meses.

2.3. ¿A quién va dirigido?

A nivel estético, el uso de este tipo de sustancia va dirigido a todos los pacientes que quieran mejorar el aspecto de su rostro, eliminando cicatrices, atenuando arrugas o mejorando algún rasgo en particular.

A partir de los 30 años la piel comienza a dar signos de agotamiento. La aparición de ojeras, manchas, las primeras arrugas, etc., se van presentando en forma gradual con cada cumpleaños. Pero en términos generales, las personas que más cuidan su imagen empiezan a realizar tratamientos con ácido hialurónico a partir de los 40 años.

Las zonas del rostro que con más frecuencia se suelen tratar son los labios y los contornos de los ojos. La aparición de pequeña arrugas pueden ser eliminadas con las infiltraciones de ácido hialurónico y de esta forma recobrar el volumen y la hidratación de la piel.

A nivel clínico, las infiltraciones se pueden llevar a cabo a edades más tempranas para su aplicación en una lesión o problemas articulares graves. La edad de la aplicación del esta ácido hialurónico varía según el nivel de desgaste físico que tenga el paciente. En ocasiones, deportistas y atletas requieren su uso a edades tempranas.

2.4. ¿Qué riesgos conlleva su aplicación? 

La aplicación de este tipo de tratamiento no supondrá contraindicaciones siempre que sea administrado por un profesional cualificado.

Al ser una sustancia natural, generalmente es muy segura y no suele presentar efectos secundarios. De hecho, el porcentaje de personas que han padecido algún tipo de alergia o reacción oscila entre el 3% y el 5%.

En caso de presentarse algún efecto secundario, éstos suelen desaparecer a los pocos días. Algunos de ellos son:

  • Sensibilidad y aparición de hematomas o bultos en las zonas aplicadas.
  • Dolor y molestias.
  • Irritación, dureza y enrojecimiento de la piel.
Código de barras: soluciones para combatirlo
Acido hialurónico para las ojeras
10 consejos antes de someterte a un bótox facial

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

La mejor Clínica de Cirugía Plástica y Estética en Barcelona
Doctora Laura Salvador Miranda
Dra. Laura Salvador Miranda

Medicina estética facial y corporal.

La doctora Laura Salvador, parte de nuestro equipo de cirujanos especialistas en medicina estética, tiene una extensa experiencia en tratamientos de rejuvenecimiento facial punteros y es especialista en medicina estética láser y antienvejecimiento.