¿Por qué tengo ojeras?

Uno de los primeros signos de envejecimiento y aspecto cansado es la presencia de las ojeras, los surcos que se forman entre el párpado y el pómulo. El cansancio, la edad, el estrés, algunas enfermedades y caracteres hereditarios pueden estar detrás de la presencia de las ojeras. Anatómicamente la ojera se forma en la periórbita, es decir, en el margen orbitario, que es donde se inserta parte del músculo orbicular. Aquí hay un pequeño espacio limitado por unos ligamentos de suspensión que es donde se acumula el líquido (por ejemplo cuando uno se ha dado un golpe sobre el ojo o en la nariz el hematoma se marca en esta zona).

La retención de líquidos que se produce en la zona (típica en todas la personas por la mañana debido a la redistribución de agua que acontece por la noche) se puede reducir con masajes suaves y el uso de cremas específicas de contorno de ojos que ayudan a eliminar el agua retenida. No hay que confundir con una retención súbita de liquido con hinchazón y enrojecmiento del párpado que puede ser debido a una reacción alérgica y que requiere otro tratamiento.

En la ojera producida por la edad se han desarrollado algunos cambios anatómicos que la justifican. Puede ser debido a una laxitud de la piel, a una laxitud o exceso del músculo orbicular (que se encuentra debajo de la piel y es responsable del cierre del párpado) o lo que es más frecuente por las bolsas de los ojos. Los tratamientos van encaminados a solucionar el problema anatómico y por tanto se han de individualizar siendo primordial la entrevista con el médico.

Imagen de un párpadoLas llamadas bolsas de los ojos se suelen deber a la herniación de la grasa periocular. Alrededor del ojo existe una grasa que mantiene protegido al mismo y rellena el espacio entre éste y el hueso. La grasa esta contenida por una pared fibrosa muy fina que denominamos “septo orbital”. Con la edad, estrés, enfermedades, este tabique se debilita y la grasa se “hernia”, abultando debajo del párpado y dando origen a la bolsa. En casos incipientes y leves podemos enmascarar la ojera con pequeñas inyecciones de ácido hialurónico en el surco. Es un tratamiento rápido y efectivo y evita tener que pasar por quirófano en un primer momento. Permite seguir con la actividad social y laboral sin problemas.

Cirugía ojerasEl tratamiento quirúrgico de las bolsas lo solemos hacer por dentro del párpado. Esta via que se denomina transconjuntival, es un acceso directo que no deja cicatrices externas y que produce menos hinchazón y equimosis (morados) que el acceso externo. Nosotros quitamos muy poca bolsa, porque con la edad siempre hay una pérdida de volumen de grasa que puede dar lugar a un ojo hundido, marcándose aun más la ojera pero por defecto. Nuestra técnica preferida es usar la propia bolsa como relleno de la ojera, colocándola por delante del margen óseo. De esta forma ocupamos el limite entre párpado y pomulo, levantando el surco y disimulando aun más la ojera. En pacientes con poco pómulo (lo que llamamos vector negativo) esta técnica es ideal.

Una vez tratada la bolsa si hay exceso de piel evidente se extirpa dejando una cicatriz bajo las pestañas. En la mayor parte de los casos es preferible esperar a la natural contración de la piel y si es necesario se hace un tratamiento con laser o un peeling para mejorar el tono cutáneo.

En cualquier caso la idea predominante es NO TOCAR el músculo. El músculo es responsable del cierre del párpado y de su posición. De esta forma evitamos el “ojo redondo”, en el que el triángulo blanco lateral del ojo se ensancha y se muestra más debido al descenso del párpado.

La cirugía de bolsas requiere una semana de baja y se suele hacer con anestesia local. Durante unas semanas puede haber algo más de retención de líquidos pero que responde bien al masaje.

La hiperpigmentación o círculos oscuros son de difícil solución. Pueden usarse cremas despigmentantes o algunos tipos de laser o peeling, pero usualmente no hay una gran mejoría con estos tratamientos. Hay que tener en cuenta que la piel del párpado es muy fina y no permite tratamientos muy agresivos.

¿Cómo eliminar la grasa localizada?

Leer más

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.