Doctor, yo quiero tener menos pecho

El aumento de mamas es la intervención estética más demandada. Pero, ¿y si lo que se quiere es justo lo contrario? ¿Qué sabes sobre la reducción de pecho?

quiero tener menos pecho

Doctor, yo quiero tener menos pecho. Muchas mujeres pronuncian esta frase en las consultas de los especialistas. Las reducciones de mamas ocupan el octavo lugar entre todas las operaciones de cirugía estética en España y en otros países como Estados Unidos.

En el año 2013, un total de 2.763 españolas decidieron someterse a una mamoplastia para reducir su pecho, lo que supone el 4,2 por ciento de todas las intervenciones de estética practicadas del país, a mucha distancia del primer puesto del ranking que ocupa en aumento de mamas, con 16.111 intervenciones (una de cada cuatro, superando por primera vez a la liposucción). Son datos del informe La realidad de la cirugía estética en España 2014, recientemente presentado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Curiosamente, la copa media de las españolas es la B, lejos de la media europea, donde predominan las tallas C y D, según un estudio que realizó en 2011 la web TargetMap, especializada en la elaboración de mapas. El trofeo en tamaño se lo llevaban las rusas y las nórdicas, con sujetadores más allá de la copa D.

Pero, en un mundo en el que lo que «se lleva» son los pechos grandes (atendiendo a las cifras), ¿qué lleva a decir «quiero tener menos? «Las mujeres que solicitan una reducción de pecho normalmente es porque lo refieren o viven como una molestia», explica el doctor Jesús Benito, director de Antiaging Group Barcelona.

Un total de 2.763 españolas se sometieron a una operación para reducir su pecho en 2013. Ya es la octava intervención estética más demandada

Desde luego cuenta el peso de la imagen subjetiva. Mujeres que no se gustan con su talla, sin más y sin menos, con independencia de la que sea. Porque si no estamos a gusto con la imagen que nos devuelve el espejo, se desencadenan todo tipo de sentimientos y problemas de autoestima.

Pero, sobre todo, en las reducciones de mamas pesa la necesidad de aliviar un problema físico. Las mujeres con mucha talla pectoral presentan complicaciones reales como el dolor de espalda (sobre todo en las cervicales), de hombros (donde muchas acaban con hendiduras por los tirantes del sujetador), cifosis (encurvamiento de la espalda), dermatitis e infecciones por hongos, al estar la piel continuamente húmeda bajo el pecho (sobre todo en verano) y también la dificultad práctica de encontrar ropa interior adecuada. Tres de cada diez españolas desconocen cuál es su talla correcta de sujetador, pero si encima es una talla especial, el problema ya no solo saberlo, sino encontrar lugares con el producto apropiado.

Las mujeres con mucha talla pectoral presentan complicaciones físicas como dolor de cervicales o encurvamiento de la espalda

El grupo más frecuente que reclama al especialista una intervención para tener menos pecho son mujeres que han sido madres y que están en la edad de la menopausia. Ocho de cada diez pacientes tiene entre 30 y 60 años. «Hay que tener en cuenta que en la menopausia a veces la mama puede agrandarse, pero sobre todo puede haber problemas de dolor de espalda por osteoporosis, con lo que las mujeres buscan reducir el peso de su pecho«, señala el doctor Benito.

Pero hay un segundo grupo de pacientes: Adolescentes con hipertrofia virginal, que se produce cuando hay un crecimiento desmesurado de la mama en esa etapa del crecimiento. En este caso, la edad es un factor muy importante a tener en cuenta, añade el especialista. «Aparte de los problemas médicos mencionados, en este grupo hay además una percepción de mala imagen corporal, baja autoestima y sentimiento de estigmatización en sus relaciones sociales debido al tamaño de las mamas».

En la primera consulta, el cirujano plástico evalúa el tamaño y la forma del pecho de la paciente, teniendo en cuenta variables como la firmeza de su piel, su estado de salud general etc, y resuelve todas las dudas relativas a la intervención. Hoy en día la operación se puede realizar con una pequeña incisión y la cicatriz queda alrededor de la areola, con lo que se disimula mucho mejor. Si el volumen a extirpar es grande o la mama está más caída, se realiza una técnica que deja una sola cicatriz vertical, prácticamente invisible, eliminando la que quedaba en el surco submamario en las intervenciones que se practicaban hace unos años. En esta web encontrarás toda la información relativa a las reducciones mamarias, pero nada puede sustituir a la conversación con tu especialista, a quien deberás plantear todas tus dudas e informar de tus expectativas.

(Crédito imagen: Lies Thru a Lens/Foter/CCBY) 

¿Cómo eliminar la grasa localizada?

Leer más

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.