¿Qué podemos hacer para mejorar los glúteos sin llegar a la cirugía?

Es evidente que mantener una dieta adecuada, sin exceso de calorías favorecerá que no se acumule demasiada grasa en estas zonas. Aun así, las hormonas producen ciertas diferencias de distribución de la grasa de forma que en las mujeres se acumula más tejido adiposo en ciertas zonas.

La herencia genética también cumple un papel determinante en la forma de las nalgas y existen ciertas situaciones donde existen una distribución anormal, no homogénea, de la grasa, de forma que la mitad del cuerpo superior es delgada y la mitad inferior es muy gruesa (como en el síndrome de Barraquer-Simons) o en acúmulos patológicos en esta zona (lo que se conoce como esteatopigia).

Hay situaciones adquiridas en las que la distribución de grasa también es anormal como en ciertas anomalías hormonales (de hormonas sexuales o de corticoides) o por medicamentos (como en la lipodistrofia por tratamiento con retrovirales en pacientes con VIH). Por tanto por mucho que pongamos de nuestra parte hay veces que no es posible solucionar estas deformidades de las nalgas y las caderas sin tener que optar a la cirugía de aumento de glúteos.

Pero en la mayor parte de casos (y también como complemento a los tratamientos quirúrgicos) podemos contar con:

  • Ejercicio: el ejercicio aeróbico quemará la grasa sobrante y ayudará a moldear la zona. Aun así, puede ser que haya zonas que no disminuyan debido al componente hormonal y genético. Para mejorar el contorno de la nalga los ejercicios de miembro inferior (correr, bicicleta) así como potenciación muscular (sentadillas, trabajos de “lounge” o zancada) ayudan a modelar la nalga al aumentar el tono y grosor del músculo glúteo mayor. Ello dará un mayor volumen en la parte superior del glúteo y ayuda a tensar la parte inferior del glúteo.
  • Radiofrecuencia: esta tecnología es muy efectiva en el tratamiento de la celulitis de las nalgas. Las ondas electromagnéticas calientan la dermis de forma que se forma colágeno nuevo y la piel se tensa. Se requieren 6 a 8 sesiones, una por mes. No elimina la flaccidez que causa lo que llamamos ptosis (nalga descolgada) pero si la que causa la celulitis y los “hoyos” que aparecen en la nalga. También la usamos como complemento en el tratamiento de la banana subglútea.
  • Ultracavitación + intralipoterapia para reducir la grasa localizada en las zonas alrededor de la nalga como los trocánteres y la parte superior de la nalga de forma que mejora su forma y definición. Se requieren de 4-8 sesiones según la grasa espaciadas un mínimo de 3 semanas. Tiene la ventaja de poder seguir con la vida normal y el ejercicio. En ocasiones puede presentarse algún pequeño morado en la zona de inyección que no son más de dos por zona.

¿Cómo deben ser unas nalgas perfectas?

Leer más

Implantes de glúteos o lipofilling ¿qué es mejor?

Leer más

Tratamientos corporales / Implantes musculares

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.