Bueno, bonito y chollo: Groupon y cirugía plástica-estética

Venga, sólo te llevará 5 minutos leer esta proclama.

«He conseguido este descuento para un restaurante», «me voy con mi novia a un hotel al 50%», «tengo un bono para un spa un 80% más barato»…»¿Dónde lo has conseguido?» «En Groupon«. O en Groupalia. O en Offerum. O en Let’s Bonus…Para quiénes no lo sepan -¿de verdad es de este mundo :)?-, se tratan de empresas que ofrecen a través de su página web unos descuentos muy agresivos en un corto lapso de tiempo de los servicios de aquellas empresas que quieran vender a través de este sistema. Grosso modo, contactan contigo -empresa- (o tú con ellos) y te dicen cuánto se llevan de comisión (hablamos que Groupon por ejemplo se lleva hasta un 50% de tu precio) y si aceptas, anuncian tus productos o servicios dentro de la categoría correspondiente junto con otras decenas de empresas haciendo lo mismo. ¿Y después? Groupon (y clones) ofrecen una promoción diaria, que se orienta a cada ciudad (cada ciudad puede tener promociones diferentes). El usuario que quiera aprovechar la oferta, ha de confirmar primero el interés poniendo sus datos de la tarjeta de crédito y esperar a que una cantidad mínima de personas establecida de antemano opte por la misma oferta, en cuyo caso es cuando realmente hacen el cargo en la tarjeta. Teóricamente ese mínimo de personas apuntadas dicen que permite a las empresas anunciadas rentabilizar sus ofertas.

groupon-cirugia-estetica¿Por qué están pegando tan fuerte? Supongo que también usted habrá notado que estamos en crisis, y de las malas. Bien, efectivamente, sólo en este desafortunado entorno de restricción económica, de desempleo o amenaza latente de perder el empleo surge nuestro perfil de consumidor ahorrador, o el de busca-gangas, independientemente de su condición económica real. ¿Qué se puede ofertar en estos sitios? De todo, descuentos en restaurantes, peluquerías, hoteles…hasta descuentos en abogados para divorcios (esto es real), y ofertas –y aquí viene el quid del artículo de hoy- servicios médicos. Entre estos servicios médicos cuento obviamente aquellos que nos tocan de cerca: tratamientos de medicina estética, y lo más preocupante – más adelante explicaré el por qué de este adjetivo- se ofertan tratamientos de medicina estética y operaciones de cirugía plástica.

Los gurús hablan de revolución, de democratización, de que el poder lo tiene el consumidor e incluso la gente se lo cree…bueno, yo creo que el poder lo tiene Groupon y clones. Señores. Señoras. No vendamos humo. A mí me parece perfecto que exista la opción de poder comprar y disfrutar de muchas cosas a un precio reducido, ¿quién no lo hace?, pero estamos hablando de que ¿podemos equiparar un descuento para recibir un tratamiento exfoliante en un spa a un descuento para entrar en un quirófano y que te realicen una operación? No voy a dedicar este artículo a reflexionar sobre cómo hacer que cuadren unos números con esa carga de comisión, cómo es posible rentabilizar los gastos, ofrecer los mejores materiales y de garantía (prótesis, bótox, etc), pagar al equipo médico –profesionales de calidad-, gastos hospitalarios, etc…y además hacer beneficio (como cualquier trabajador). Y no lo voy a hacer porque sería más fácil hablar de la velocidad de los neutrinos, fascinante.

No, en su lugar quiero compartir las siguientes reflexiones sobre qué supone realmente que empiecen a proliferar ofertas agresivas de cirugía plástica-estética en este tipo de webs:

1) No creía que hiciera falta recordarlo pero, y cito de las condiciones de cobertura del seguro médico (en mi caso del Consell dels Col. legis de Metges de Catalunya): “El seguro no cubre las reclamaciones por actos médicos con finalidad estética, ya sean médicos, médico-quirúrgicos o anestésicos, que hayan sido contratados y abonados por el paciente a una empresa de cualquier naturaleza o al mismo médico, siempre que estos actos médicos hayan sido ofertados mediante publicidad, o bien incorporando ofertas comerciales o descuentos de precios en los actos médicos” No hace falta más comentario.

2) El impacto en la reputación de nuestra marca puede resultar negativo. Hicimos una encuesta en nuestro Facebook (¡gracias por participar!) sobre si usarían estos servicios para recibir un tratamiento médico estético o quirúrgico. 27 personas votaron NO. Sólo hubo 1 voto positivo. Una de las participantes –no es paciente nuestra- dijo: “La verdad es que da rollito, si un médico se anuncia en el groupon piensas que es porque no tiene suficientes pacientes, y si no tiene suficientes pacientes es porque no es bueno ¿o qué significa que ofrezca cirugía plástica-estética al 40%?”

3) Es harto discutible que sirvan para fidelizar. A nosotros nos lo vendieron así desde Let’s Bonus. Tengo mis dudas de que un paciente que compra con la única motivación del chollo vaya a ser del perfil fiel a una marca, una forma de trabajar, unos servicios, una atención y sea un paciente que retorne (la única forma de rentabilizar la oferta y no tener pérdidas) y que recomiende.

4) Protección de datos: El paciente proporciona sus datos a Groupon y clones con su política propia de LOPD, pero no sabemos hasta qué punto tienen la protección de datos necesaria para datos médicos. Además ¿sabe el paciente que los de Groupon y clones tienen acceso a todos los tratamientos que haya podido contratar?

5) El respeto para y por lo que significa ser un paciente. No todos los pacientes son buenos candidatos de cirugía, no todos están preparados, y la decisión que les mueva no debería ser por un descuento fabuloso. ¿Alguien se ha planteado por ejemplo el efecto de estos servicios de gangas sobre pacientes con BDD (Body Dysmorphic Disorder)? ¿Y si el paciente-doctor no conectamos? Ya ha pagado…

6) ¿Qué tiene que decir el colectivo de cirujanos plásticos de España a través de sus colegios? La ASPS (American Society of Plastic Surgeons) prohíbe a sus miembros ofrecer cirugía plástica como un premio…y ¿qué pasa con los cupones? En un número de junio del 2011 del Plastic Surgery News, escrito por el presidente de la Comisión Ética de la ASPS y un abogado, señalan que probablemente Groupon esté violando las leyes médicas de muchos estados. Os recomiendo su lectura. La British Association of Aesthetic Plastic Surgeons dice aquí que “selling surgical procedures without patients being first assessed for suitability is highly unethical and goes against every guideline and recommendation from the General Medical Council and the surgical associations”

Obviamente hay consultores de social media que ofrecen sus servicios sin conocer el espíritu del sector y no saben distinguir que esto es Medicina y Salud –con mayúscula- y no cosmética o Zara, y que piensan que su trabajo es darte de alta en absolutamente todos los servicios de la web social que vayan surgiendo. Afortunadamente no es mi problema concreto, pero sí pienso que nosotros no podemos quedarnos al margen de las decisiones que se tomen al respecto de la comunicación y marketing. Tenemos la obligación de conocer todas sus implicaciones. No sé si realmente los colegas que están anunciando sus operaciones de cirugía plástica y estética son verdaderamente conscientes de lo que supone su apuesta “comercial”, no digo ya para sus colegas o para la reputación del colectivo, sino para ellos mismos. Yo por mi parte, doy el primer paso con este artículo para dejar sobre el tapete la necesidad de regular este tipo de actividades o de al menos abrir un debate abierto sobre este asunto de una forma oficial desde el colegio que nos ampara a todos.

Claro que sí, el poder lo tenemos los usuarios (somos médicos y usuarios), sí, más que nunca. Y nosotros como usuarios tenemos la decisión de poder aceptar o no usar un servicio según para qué cosas. Somos responsables activos del curso que tome la reputación sobre nuestra profesión, bastante malparada en muchas ocasiones desde el imaginario exterior como para socavarla nosotros mismos de esta manera.

(Nota: Este artículo fue publicado en el número de enero 2012 de la Revista de la AECEP)

¿Cómo eliminar la grasa localizada?

Leer más

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.