Expectativas y cirugía plástica-estética

expectativas-cirugia-plasticaUno de los mayores problemas al que nos enfrentamos los cirujanos plásticos en procedimientos de cirugía plástica-estética es emparejar adecuadamente el resultado que podemos conseguir con las expectativas que tiene el paciente de ese resultado. El ser humano se caracteriza, en comparación a las otras especies animales, por su imaginación. Gracias a la imaginación y a la curiosidad el ser humano evoluciona como especie.

Esta imaginación es la que nos hace visualizar nuestro resultado ideal, que además hoy día está muy influenciado por las imágenes de modelos y de famosos. Así, cuando una paciente acude a la consulta del cirujano plástico buscando consejo/información ya tiene una idea formada de lo que quiere, aunque sea difícil de explicar. La consulta médica trata de eso, de tratar de interpretar los deseos del paciente y traducirlos a una técnica quirúrgica. Pero también trata de eliminar ideas preconcebidas que no se pueden lograr y sobre todo que estamos ante unos procedimientos que a pesar de todo nuestro empeño pueden complicarse o dar un resultado que no es el buscado. La complejidad del ser humano hace que encontremos, aunque no sea muy a menudo, con pacientes con resultados que para nosotros pueden ser insuficientes pero que están contentos y pacientes con fantásticos resultados pero que están descontentos porque no cuadran con la imagen preconcebida que tenían.

Hay que tener en cuenta que en un procedimiento quirúrgico hay infinidad de variables que pueden afectar el resultado. Estamos trabajando con material vivo, plástico (en su concepción de moldeable) y sometido a un proceso de cicatrización. Los cirujanos plásticos tratamos por todos los medios de conseguir el resultado que desea el paciente aunque también tratamos de ofrecer el aspecto más realista en la consulta. Una inmensa mayoría (cerca de un 95%) están contentos con el resultado obtenido (lo que es un éxito conjunto, no sólo del cirujano plástico sino también del paciente en cuanto sus expectativas se han encontrado de forma positiva con lo realizado). Y una minoría no. A veces porque ha ocurrido un problema que ha desviado la correcta evolución de la cirugía, otras veces (las menos) porque el cirujano plástico no ha sabido o no ha podido ensamblar su conocimiento con la expectativa del paciente.

Los cirujanos, como otros profesionales, trabajamos con estimaciones, resultados estadísticos de la experiencia de otros compañeros y cómo no, con los conocimientos propios y la experiencia acumulada.

Tomemos un ejemplo: el aumento de mamas. Hay numerosas variables que influyen en el resultado. La paciente viene con una imagen de volumen y forma, basado en formas y volúmenes que ve en publicaciones, en Internet o de recuerdos de la forma y volumen que tenía antes del embarazo o de haber perdido peso. El aumento de mamas es una técnica para aumentar el volumen y secundariamente puedes cambiar la forma. Pero hay muchas circunstancias que influyen e incluso que son poco visibles antes de la operación y se hacen más manifiestas al aumentar de volumen de la mama. Las más importantes están en relación a las asimetrías por forma y/o posición, que hacen que una areola esté algo más  baja que la otra, o que un surco sea más alto que el otro. En ocasiones estas asimetrías están ocultas, como un desarrollo mayor en una glándula que en otra o una diferencia de la curvatura de las costillas. Considerando que aunque la técnica sea perfecta nos podemos encontrar con anomalías anatómicas que hacen que exista alguna asimetría posterior. Sin tener en cuenta también que el proceso de cicatrización dura meses y que la mama va cambiando su forma y volumen a lo largo de este tiempo, lo cual además está influenciado por la actividad física de la paciente, de cómo lleva el sujetador, etc.

En una técnica que estamos usando recientemente como es el lipofilling nos encontramos con la variabilidad de la reabsorción de los injertos, algo totalmente impredecible aunque se estima que esté alrededor del 30%. ¿Por qué? Por que aquí no estamos poniendo un material inerte y fijo como una prótesis, sino unas células que han de vivir en la zona receptora.

¿Es todo esto una excusa para justificar cualquier resultado que consigamos? No. Entre otras cosas porque como hemos dicho antes el índice de satisfacción de los pacientes es muy alto y los problemas surgen en un número ínfimo de casos. Pero como profesionales nos preocupan, claro que sí. En caso de complicaciones (hematoma, infección, etc) se van resolviendo pero donde es difícil de gestionar es en las expectativas inadecuadas.

Es por ello que en el consentimiento informado existe una frase que dice “Estoy de acuerdo en que no se me ha dado garantía por parte de nadie en cuanto al resultado que puede ser obtenido”, porque existen tantas variables que esto es completamente imposible. El consentimiento informado no es una patente de corso para el cirujano, sino un documento requerido legalmente para demostrar que el paciente está al tanto de las complicaciones que pueden suceder y afianzar lo explicado en la consulta.

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Qué son los rellenos faciales y cuáles son sus beneficios?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.