¿Qué hago si tengo una mama tuberosa?

Una mama tuberosa aparece cuando la piel no se ha expandido igual que la glándula mamaria y ésta queda constreñida. No hay un tipo único de mama tuberosa, y en función de esta deformidad hay unos grados de severidad. Evidentemente lo que podemos hacer y conseguir va a depender del material que tengamos para trabajar, esto es de la forma y volumen de la mama, de si hay caída o no, de la cantidad de piel sobrantes.

Ok, tengo una mama tuberosa…

Lo primero: don’t panic! La mama tuberosa tiene solución y los resultados suelen ser muy buenos. Sin embargo, como siempre hago comprender a mis pacientes, es muy importante que las mamas tuberosas no se traten de una cirugía de aumento de mamas. Es decir, es un error poner un implante sin hacer nada más en el contexto de una mama tuberosa: lo que obtendremos es otro tipo de mama deformada.

Así pues, hay que tener en cuenta que una mama tuberosa puede necesitar varios tiempos quirúrgicos para solucionarla. De hecho, creo que se acerca más a una cirugía reconstructiva que a una estética.

En este sentido, el hecho de dominar varias técnicas quirúrgicas nos permite conseguir los mejores resultados en la corrección de mamas tuberosas:

1) Prótesis: la mayor insuficiencia de volumen de la mama tuberosa se encuentra en los polos inferiores, por lo que la mejor prótesis para usar aquí es la anatómica, ya que reconstruye mucho mejor esta zona inferior.

2) Glándula: en muchos casos hay que abrirla de manera que aumentemos su base y eliminemos la constricción. Aunque puede sonar “agresivo”, no deja ninguna secuela en la glándula y no es visible desde fuera.

3) Piel: puede ser necesario eliminar piel alrededor de la areola, para centrarla sobre el nuevo cono mamario.

4) Injertos de tejido adiposo de la propia paciente (grasa propia): Es un procedimiento seguro con el que el injerto de grasa propia nos permite cambiar la forma externa de la mama sin necesidad de cirugías complejas en la glándula e incluso podemos aumentar el volumen de la mama sólo con ello. La principal ventaja de esta técnica es su plasticidad: aumentamos y cambiamos la forma donde más se necesita. Puede realizarse de forma primaria (en un primer tiempo antes de usar un implante), secundaria (como complemento de las técnicas mencionadas anteriormente) o única (dando forma y volumen sólo con tejido adiposo). Es vital que el cirujano tenga experiencia contrastada, como nosotros, en la aplicación de grasa autóloga en cirugía reconstructiva y estética.

Es muy importante que la paciente tenga paciencia porque puede ser que necesitemos casi un año en poder conseguir una mama natural y bonita. No obstante, este resultado final es posible y así podemos verlo con nuestras pacientes.

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Qué son los rellenos faciales y cuáles son sus beneficios?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.