Reestructuracion facial

¿Qué ocurre con nuestro rostro al envejecer?

El proceso de envejecimiento facial no ocurre únicamente en la piel, sino en todas las estructuras faciales. Disminuye el soporte óseo facial, la musculatura se torna más activa (lo que provoca un aumento de las arrugas de expresión), la distribución de la grasa facial cambia y por supuesto la piel y el tejido subcutáneo acompañan este envejecimiento con la perdida de colágeno y elastina que provoca flacidez y aparición de arrugas y surcos.

Resuelve todas tus dudas. Primera cita gratis y sin compromiso.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal. *
 

El tratamiento de reestructuración surge de la necesidad de tratar los signos de envejecimiento facial desde la perspectiva de su evolución. La percepción que tenemos nosotros mismos, de nuestro proceso de envejecimiento aparece cuando detectamos una arruga, un surco o una mancha en la piel, que no existía previamente. Hasta hace poco, las opciones de tratamiento que nos aportaba la medicina estética eran tratar o disimular esa arruga, surco o mancha. Estos pequeños tratamientos funcionaban bien en los primeros signos de envejecimiento, pero a lo largo de los años no eran suficientes.

Aunque complejo, es muy interesante comprender los cambios de la grasa facial. La grasa de la cara se distribuye en lo que denominamos paquetes grasos. Los hay superficiales y otros profundos. Clásicamente en el envejecimiento facial los paquetes grasos se van atrofiando y se desplazan hacia abajo y en sentido central facial, lo que favorece la aparición de surcos y la presencia de volúmenes no deseados en el tercio inferior facial.

Estos signos los apreciamos cuando comparamos fotografías actuales con otras 5 o 10 años anteriores.

¿En qué consiste el tratamiento de reestructuración facial?

La base del tratamiento es la reposición de las estructuras faciales con ácido hialurónico. Se realizan infiltraciones precisas en puntos anatómicamente definidos que nos permiten compensar parte del proceso de envejecimiento. El tratamiento incluye la reposición de los puntos anatómicos de estructura facial, los puntos de belleza facial y finalmente, la zona más superficial, que la llamamos refinamiento, que es como la guinda del pastel.

La reestructuración facial puede completarse con el uso de toxina botulínica, para relajar las arrugas de expresión y con hilos tensores, en caso de que la flacidez sea predominante.

Inicialmente empezamos el tratamiento en el tercio medio facial, reponemos los tejidos de la zona periocular, la zona temporal, los pómulos y los surcos nasogenianos. Continuamos con el tercio inferior, trabajando mejilla, mentón y arco mandibular, para finalizar con el contorno peribucal y los labios.

La reestructuración facial es un tratamiento muy personalizado en el que trabajamos juntamente con cada paciente mejorando hasta donde cada uno necesita. El tratamiento puede realizare en una sesión única o planeamos ente 2 ó 3 sesiones máximo que se distribuyen a lo largo de un año. Esto permite realizar cambios discretos en cada sesión y permite una adaptación del producto en cada zona y un cambio progresivo en el tiempo.

¿Qué debo saber antes de realizar una sesión de reestructuración facial?

Debemos tener en cuenta las mismas cosas que en cualquier tratamiento de ácido hialurónico. Explicar nuestra historia médica y los fármacos que tomamos a nuestro médico, evitar las manipulaciones dentales antes y después del tratamiento y esperar unos días para el uso de saunas o piscinas.

Vamos a explicaros los que usamos en AGB por su seguridad, fiabilidad y excelentes resultados.

¿Cuánto dura la sesión de reestructuración facial?

La sesión puede durar entre una hora o una hora y media según las zonas a tratar. Puede alargarse un poco más si lo combinamos con otros tratamientos como la toxina botulínica.

¿Me va a doler?

Como en otros tratamientos damos la opción de uso de una crema anestésica antes del tratamiento para poder estar así más cómodos.

¿Cuánto duran los resultados de una reestructuración facial?

Los resultados de la reestructuración facial duran entre un año y medio y dos años, pero una vez finalizado el tratamiento se realizamos sesiones de mantenimiento de forma anual, lo que nos permite, con muy poca cantidad de ácido hialurónico mantener ese aspecto fresco, joven y armónico.

Artículos relacionados

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.