Simulación preoperatoria en Cirugía Estética y Cirugía Plástica

Uno de las preguntas recurrentes de todos los pacientes es referido a la simulación del resultado. ¿Cómo quedaré? Es totalmente lógico que se produzca una sensación de incertidumbre cuando una persona decide someterse a una operación de cirugía plástica-estética.

Nosotros podemos explicar pormenorizadamente qué vamos a hacer para conseguir el resultado deseado, el proceso de la intervención, las posibles complicaciones, etc. de forma que el paciente tenga una idea clara del proceso. Lo más difícil es ensamblar la técnica quirúrgica, con la imagen del resultado que esperamos conseguir (el cirujano) y la que espera conseguir el paciente (expectativas). Es por ello que una simulación sería una ayuda inestimable para poder encajar estas piezas del puzzle.

Los recientes avances en fotografía (que incluyen de forma básica programas como el Adobe Photoshop) nos permite modificarlas de forma que podamos mostrar la idea que tenemos del resultado final. La mayor parte de Sociedades Científicas no recomiendan la publicación de imágenes antes/después en las páginas web, ya que siempre existe la duda de si han sido manipuladas (es precisamente por la adherencia a estos principios éticos y para evitar especulaciones que no mostramos fotos en nuestra web). La modificación de la fotografía plasma la idea del cirujano en cuanto a lo que cree que puede ser el resultado y contrastarla con la imagen que  espera el paciente.

Existen sistema muy avanzados de fotografía y simulación para uso en las consultas de cirugía plástica como los desarrollados por Canfield (Visia, Vectra) o Axisthree. Permiten obtener fotografias con la iluminación y distancia adecuadas y constantes así como obtener mediciones que permiten comparar de forma bastante exacta las imágenes pre y postoperatorias. Además ofrecen la posibilidad de simular el resultado postoperatorio. El problema de estos sistemas es que requieren espacio y son muy caros.

Simulación por ordenador de Cirugía EstéticaHay también software que a partir de una fotografía obtenida con una cámara digital permiten hacer modificaciones de forma que se crea una imagen «postoperatoria» (el proceso se denomina «warping» o deformación). En este sentido uno de los primeros en aparecer fue el software para uso médico AlterImage (Seattle Software). Pero la demanda del público ha hecho aparecer programas de «Cirugía Plástica Virtual» que se pueden obtener en Internet a muy bajo coste (como en Photo Warping o el Virtual Plastic Surgery Software), o en sitios web dedicados como Lift Magic donde puedes cargar tu fotografía facial y hacer los cambios que desees para simular un relleno, un tratamiento con Vistabel o una rinoplastia. Asimismo han aparecido aplicaciones para iphone como iSurgeon o BodyPlastika donde también se pueden simular resultados. Como habréis visto, unos algo más «chabacanos» que otros, unos más acertados que otros.

Cuando los cirujanos usan la simulación suele ser para mejorar la comunicación con el paciente y tratar de llegar al punto de encuentro que comentábamos antes respecto al resultado. Pero DE NINGUNA FORMA el resultado por ordenador se ha de considerar como la plasmación del resultado final. No es fidedigno. En todos los consentimientos informados de cirugía hay una frase que dice «Consiento en que no se me ha dado garantía en cuanto al resultado obtenido». Indudablemente los cirujanos somos los primeros (o al menos al mismo nivel que los pacientes) interesados en que el resultado sea el que el paciente desea. Y para conseguirlo aplicamos todas las armas de las que disponemos: nuestra base científica, los estudios realizados, la experiencia, mostrando fotos de antes y después y por qué no, la simulación por ordenador. Afortunadamente la cirugía plástica-estética ha ganado muchísimo en seguridad y eficacia en los últimos años y conseguimos altos niveles de satisfacción. Pero trabajamos con personas, con tejidos vivos. Cambiar un aspecto en concreto en el ordenador es cuestión de segundos, pero el ordenador no tiene en cuenta la calidad de los tejidos, el grosor de la piel, lo envejecido que está, la cicatrización o la retracción de los tejidos durante este proceso ni las posibles complicaciones. En este sentido, un trabajo reciente en Arch Facial Plast Surg. 2010;12(6):394-398 muestra el valor de la simulación en casos de rinoplastia (posiblemente es en cirugía plástica-estética de nariz donde más se aplica la simulación). Los pacientes encontraron la predicción de la simulación como moderada en relación a su resultado real. El problema de la simulación es que no prevé problemas como el edema (hinchazón) que ocurre especialmente en la punta.

Es por ello que las simulaciones pueden ser una ayuda, pero NO SON EL RESULTADO FINAL. Lo máximo que sirve es para que el cirujano y el paciente se entiendan algo más, pero no para ver cómo voy a quedar. No sirven como «bolas de cristal». No quiere decir esto que llegue un momento en que la tecnología consiga hacer una predicción adecuada, pero por el momento esto no está disponible.

3D

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Qué son los rellenos faciales y cuáles son sus beneficios?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.