Tratamiento de peeling químico

La piel, especialmente aquella más expuesta, se ve afectada por distintos signos del fotoenvejecimiento, que hoy pueden revertirse gracias a tratamientos como el peeling químico con el que es posible recuperar el tono, el color y la textura cutánea. Esta técnica ayuda a devolverle un aspecto más vivo y luminoso a la piel que parece más hidratada y joven.

Resuelve todas tus dudas. Primera cita gratis y sin compromiso.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal. *
 

El peeling químico para mejorar el aspecto de la piel

El peeling químico es un tratamiento ideal que tiene resultados óptimos y ayuda como medicina preventiva

El peeling es un tratamiento de medicina estética que consiste en la aplicación de productos de forma controlada para eliminar las arrugas finas o moderadas, las manchas oscuras y las células muertas superficiales de la piel. Con este tratamiento es posible mejorar el tono, color y textura de la piel, consiguiendo un rejuvenecimiento cutáneo extraordinario en regiones del cuerpo como el rostro (para más información véase peeling facial), cuello, escote, antebrazos, manos, etc.

¿Qué beneficios tiene el peeling médico para la piel?

  1. Estimula el recambio celular, es decir, la renovación de la piel.
  2. Reduce signos del envejecimiento: manchas, líneas y arrugas.
  3. Proporciona un aspecto más uniforme a la piel: mejor textura.
  4. Es un tratamiento que puede combinarse con otras técnicas.
  5. Es un sistema de prevención contra el cáncer de piel.

¿En qué consiste un tratamiento de peeling químico?

El peeling (ya sea superficial, medio o profundo) consiste en la aplicación de productos químicos sobre la piel de la zona a tratar, lo que provocarán una exfoliación o peladura de la misma, para así conseguir un recambio epidérmico que mejore significativamente el aspecto cutáneo.

El peeling químico es un tratamiento ambulatorio que no necesita hospitalización, por lo que el especialista en medicina estética lo aplicará en el centro, de acuerdo a un diagnóstico previo realizado, en el que se valorarán los objetivos del paciente y su tipo de piel. De esta forma, será posible determinar la concentración y composiciones del producto, o bien, la combinación adecuada de productos, además de las sesiones necesarias.

Es posible realizar entre 3 a 8 sesiones que afectarán a la duración del tratamiento (entre 30 y 60 minutos) en la que se determinará si es necesario aplicar otro tipo de tratamiento. Suele resultar imprescindible una adecuada preparación de la piel antes del primer peeling mediante el uso de cremas concretas, al menos de 2 a 3 semanas antes de realizar el procedimiento, que vendrá precedido de una limpieza profunda antes de la aplicación de los productos químicos seleccionados según sus propiedades.

En definitiva, gracias al peeling químico es posible conseguir un rejuvenecimiento cutáneo de la zona tratada, eliminado pequeñas arrugas, hiperpigmentaciones y cicatrices lo que le devuelve a la piel una textura más suave, un tono más uniforme y una mayor luminosidad de forma que luzca más hidratada y joven.

¿Qué tipos de peeling faciales son efectivos?

Como hemos comentado, los peelings se basan en la aplicación de distintas sustancias químicas, de acuerdo a las características de la piel y los beneficios que puedan aportarle según los objetivos y requisitos del paciente. Entre estas sustancias destacan varios ácidos:

  • Ácido glicólico, indicado especialmente para tratar pieles grasas, manchas y otros signos del fotoenvejecimiento, además del acné no inflamatorio.
  • Ácido salicílico, muy útil para las pieles acneaicas por sus propiedades antisépticas y de fácil penetración en los poros, que permite tratar inflamaciones del acné y manchas.
  • Ácido azelaico indicado para pieles más oscuras con fototipos 4, 5 y 6.
  • Ácido mandélico que mejora la textura de la piel gracias a sus beneficios contra hiperpigmentaciones sin causar irritaciones.
  • Ácido tricloracético, que produce una coagulación proteica que permite sintetizar colágeno y puede tratar marcas o cicatrices, manchas, verrugas y pequeñas arrugas.
  • Ácido láctico, que es un químico suave y supone una excelente opción para tratar manchas oscuras, suavizar e hidratar la piel.

Por otro lado, lo habitual es elegir entre varios protocolos de peelings químicos, para obtener resultados óptimos y que son resultado de la combinación de estos ácidos en distintas proporciones específicas, cuya aplicación dependerá de la valoración del especialista en cada caso.

¿Qué hay que hacer después del peeling?

Tras la aplicación del peeling químico es posible experimentar una sensación similar a la quemadura solar, es decir, un enrojecimiento de la piel leve en la mayoría de los casos. Es posible, por otro lado, que la combinación aplicada llegue a causar una descamación leve, en cuyo caso no hay que preocuparse y proceder de acuerdo a los cuidados dermocosméticos recomendados por el especialista.

Estos cuidados suponen una rutina que suelen consistir en una limpieza gentil, buena hidratación y nutrición de la piel y, especialmente, el uso de una crema de factor protector alto, que se aplicará entre sesiones. Recuerda en lo referente al sol, que es recomendable que se evite la exposición prolongada inmediatamente después del la aplicación del peeling.

Artículos relacionados

Tratamientos de medicina estética con ácido hialurónico

Leer más

Tratamientos corporales / Tratamientos para el rejuvenecimiento de manos

Leer más

Tratamiento láser para el rejuvenecimiento de la piel

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.