Nutrición durante el embarazo

Mujer embarazadaEl estado nutricional materno y los hábitos alimentarios de la futura madre, antes y durante el embarazo, son un factor determinante tanto para su salud como así también para el crecimiento fetal y el peso del recién nacido. Una alimentación equilibrada y adecuada en esta etapa de la vida es la mejor opción para prevenir partos prematuros e incluso problemas ligados al desarrollo del recién nacido como bajo peso al nacer, disminución de la talla, malformaciones fetales, menor resistencia a las infecciones, etc. Es por eso que resulta imprescindible contar con un adecuado estado nutricional pregestacional (reservas maternas) y una correcta ganancia de peso, para asegurar la normalidad durante el curso del embarazo, y de este modo evitar posibles carencias nutricionales específicas como anemias, descalcificaciones, caída del cabello, despigmentación, fatiga, preeclampsia (aumento de la tensión arterial), estreñimiento, etc.

Las recomendaciones alimentarias generales durante la gestación pretenden alcanzar los siguientes objetivos:

  • Cubrir las necesidades alimentarias propias de la madre.
  • Satisfacer las exigencias nutritivas debidas al crecimiento fetal.
  • Preparar al organismo materno para afrontar mejor el parto.
  • Asegurar reservas grasas para la producción de leche durante la futura etapa de lactancia.

La ganancia de peso total durante el embarazo dependerá del estado previo de la mujer. A modo de guía podemos decir que la recomendación del incremento del peso a lo largo del embarazo es:

  • Mujer con peso adecuado: ganancia entre 9 y 12 kg.
  • Mujer con bajo peso: ganancia entre 14 y 16 kg.
  • Mujer con sobrepeso: ganancia entre 7 y 8 kg.

Estos valores son aproximados y es importante aclarar que cada caso en particular deberá contar con el correcto seguimiento profesional.

Si hablamos en términos de costo energético, existen una serie de cálculos que nos indican de modo aproximado el “costo total de la gestación”, el cual tiene en cuenta las reservas grasas que se depositan en la madre; los nuevos tejidos como feto, placenta, útero, mamas, líquido amniótico, etc; y el mantenimiento de los mismos arrojando un valor de 84.000 Kcal aproximadamente, con un costo diario de 300 kcal; es decir → 84.000 kcal / 40 (semanas) / 7 (días) = 300 kcal.

Si bien es cierto que la embarazada debe consumir más calorías (energía) que las que ingería anteriormente para alimentarse correctamente y para nutrir a su bebé, debemos aclarar que durante los primeros meses (1° trimestre) los requerimientos son relativamente pequeños y por lo general logran cubrirse con la alimentación habitual de la madre, es en el 2° y 3° trimestre en donde se debe asegurar el  cumplimiento de los requerimientos, adicionando unas 300 kcal diarias aproximadamente. Cabe aclarar que existen diversas tablas de recomendaciones de calorías así como de nutrientes específicos (RDI EE.UU y Canadá, IR España, FAO/OMS, etc.) que difieren en algunos aspectos, pero en general todas tienen en común el incremento calórico y proteico durante la 2° mitad del embarazo.

No podemos dejar de mencionar las diversas complicaciones que conlleva un embarazo con sobrepeso u obesidad, no sólo para la madre sino también para su bebé. Las mujeres con un índice de masa corporal alto (> 26,1) tienen mayores riesgos de sufrir problemas durante y después del parto, ya que suelen presentar diabetes gestacional, dolores en las piernas, edemas, preeclampsia, inconvenientes durante el parto, mayor probabilidad de que le realicen una cesárea, etc. Los bebés de madres obesas tienen mayor riesgo de nacer en forma prematura, de tener defectos en el nacimiento así como de desarrollar obesidad en la niñez precoz.

Para evitar estos problemas es conveniente que la mujer controle su peso de modo regular mediante un adecuado seguimiento nutricional antes de quedar embarazada, en donde se le indicarán pautas de alimentación saludable y un adecuado plan de actividad física.

En el caso de que la mujer ya esté cursando su embarazo con un estado de sobrepeso u obesidad, es de suma importancia el seguimiento profesional, ya que no deberá someterse a dietas estrictas lo cual le supondría una reducción del aporte de nutrientes tanto para ella como para el bebé.

En un siguiente artículo escribiré sobre las pautas alimentarias saludables además del correcto aporte de nutrientes específicos.

¿Es aconsejable una abdominoplastia junto con la cesárea?
Alimentos para subir las defensas de tu sistema inmunológico
¿Es posible realizar tratamientos postparto de estética?

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

La mejor Clínica de Cirugía Plástica y Estética en Barcelona
Doctora Marisa Manzano Surroca
Dra. Marisa Manzano Surroca

Cirugía plástica, estética y reconstructiva de la mama.

La doctora Marisa Manzano, miembro de nuestro equipo de cirugía plástica, tiene una amplia experiencia en cirugía estética y reconstructiva de la mama, en cirugía íntima femenina, y es especialista en rejuvenecimiento facial de manos y escote.