Estrés bueno y estrés malo, ¿cómo es tu vuelta al trabajo?

Se acabaron las vacaciones y hay que volver al trabajo, ¿quién no se estresa sólo de pensarlo? Pues bien, hoy os hablamos sobre el estrés, porque ya que es normal e inevitable, al menos intentemos que nos invada el estrés bueno y no el estrés malo. ¿Pero es que hay uno bueno y uno malo? Empecemos por el principio:

estres bueno y estres maloEstrés, todos estamos familiarizados con esta palabra, y la usamos de manera cotidiana para definir momentos de agotamiento o sobrecarga, pero ¿realmente sabemos qué es el estrés?

El estrés es una reacción normal, que se produce de manera automática en nuestro organismo como respuesta a determinadas situaciones. Nos pone en fase de alerta y nos permite responder de forma adecuada a situaciones que nos parecen amenazadoras o desafiantes. Este estrés es bueno, positivo, ya que si no realizáramos estas adaptaciones no tendríamos capacidad de reacción. Nuestro entorno cambia constantemente y nuestra vida también, es importante tener una buena capacidad de reacción y de adaptación.

El problema viene cuando en determinadas situaciones esta activación se cronifica llevándonos a un estado de ansiedad y depresión. Éste sería el que llamamos estrés malo. Se llega a un agotamiento de la capacidad de mantener el equilibrio interno y el organismo se derrumba. Los eventos que nos producen estrés pueden ser poco notorios, pero si se producen de manera continuada y nuestra interpretación de la amenaza es importante, llegamos a acumularlo y nuestros sistemas claudican.

El “estrés bueno” o normal se produce ante una situación puntual, dura menos de 2 semanas y no está presente todo el día, y es lo que nos da ese empujón que necesitamos para solucionar los retos que se nos presentan.

La reacción del estrés está regulada por varias hormonas. En una fase inicial se activa la adrenalina, y posteriormente toman protagonismo el cortisol y la DHEA. Esto activa nuestros sistemas y nos pone en máxima alerta.

estres bueno y estres malo

En caso de estrés crónico, la activación permanente de las glándulas adernales para mantener la producción hormonal provocará su agotamiento y esto nos llevará a nos lleva al agotamiento, pudiendo desencadenar enfermedades crónicas, a presentar síntomas como ansiedad, angustia, dolores musculares, temblores, dificultades de concentración, alteraciones del sueño, incluso a cuadros de depresión. En general las personas afectadas de estrés crónico, no tienen conciencia de estar estresados sino más bien de un cansancio y agotamiento que les puede llevar a claudicar.

Para el estudio del estrés se precisa una historia clínica amplia, exploración y conversación tranquila con el paciente. Muchos de los pacientes que sufren estrés presentan síntomas difusos e inespecíficos y no saben muy bien definir lo que les está pasando.

Es básica la valoración psicológica experta junto con la determinación de cortisol y DHEA, lo que nos permitirá hacer un diagnóstico para saber si se sufre de estrés normal o estrés bueno, o de estrés malo (crónico), en cuyo caso habría que tratar.

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Qué son los rellenos faciales y cuáles son sus beneficios?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.