Contractura capsular en un aumento de pecho

La contractura capsular es una de las posibles complicaciones después de un aumento de pecho y que para los cirujanos plásticos, supone todo un reto.

El riesgo de sufrir una contractura capsular varía ampliamente, entendiendo que cuanto más tiempo estén los implantes en el cuerpo existe un riesgo acumulativo. Aproximadamente oscila entre un 1.3% (aumentos por motivos estéticos) a un 30%( en caso de reconstrucción mamaria). El 90% de las contracturas aparecen en el primer año después del aumento de pecho y son mucho más frecuentes en caso de reconstrucción que en aumentos estéticos.

Contractura capsular: causas

Existen multitud de estudios con resultados algunos de ellos dispares lo que apoya la idea de que no existe una única causa para la contractura capsular y donde probablemente el aspecto genético juega un papel importante. Con respecto al tipo de prótesis numerosos estudios han demostrado que las superficies texturadas tienen menor índice de contractura, pero otros publican que prótesis lisas submusculares tienen los mismos porcentajes.

contractura capsularCon respecto al posicionamiento de la prótesis, la cobertura también es importante por eso en mujeres muy delgadas se recomienda la colocación submuscular y en mujeres con suficiente tejido la colocación puede ser subfascial.

Otra de las causas estudiadas es la contaminación del implante que, o bien puede ser a partir de la flora endógena ya presente en los conductos galactóforos o bien por contaminación externa. Por ello es ineludible el uso de antibióticos durante la intervención y en el postoperatorio. Asimismo los cirujanos evitamos la manipulación de la prótesis más que el tiempo estrictamente necesario al implantarlas.

Al no  existir una causa única recomendamos una serie de cuidados que la experiencia demuestra que son eficaces como son: ser obedientes en el postoperatorio (evitar levantar pesos y movimientos bruscos, dormir con el sujetador, cuidar bien las heridas); seguir las visitas que pautemos y ante cualquier duda, acudir al profesional. El tema de los masajes es controvertido, nosotros no los recomendamos específicamente, la vida habitual de las mujeres ya es suficiente masaje.

El tabaco también se ha postulado como un posible desencadenante de la contractura capsular. Nosotros recomendamos aprovechar la cirugía para dejar de fumar definitivamente semanas o meses antes.

El tratamiento de los casos mínimos puede controlarse con la toma de fármacos que inhiben la inflamación producida por los leukotrienos, pero en los casos severos la única posible solución es quirúrgica.

Desde luego, si una paciente presenta una contractura capsular no debe sentirse sola, nuestro deber como cirujanos es estar a su lado para encontrar la mejor solución.

Araco et al. Capsular contractures: a systematic Review. Plastic and Reconstructive Surgery Journal. Vol 124, nº6, p 1808-1819.

Adams W.P .  Capsular contracture: what is it? What causes it? How can it be prevented and managed?. Clin Plast Surg, 36 (1) (2009 Jan), pp. 119–126 .

Dancy A. Capsular contracture. What are the risks factors? A 14 year series of 1400 consecutive augmentations. JPRAS 2012, vol 65,n 2, p 213-218.

Cómo conseguir un aumento de labios natural sin cirugía

Leer más

Urgotouch: eliminar cicatrices de una operación estética

Leer más

¿Los implantes pueden causar atrofia en la glándula mamaria?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.