Consejos nutricionales para embarazadas

Recomiendo los siguientes consejos para mujeres embarazadas.

  • Fraccionar la alimentación en 5 ó 6 comidas diarias de poco volumen.
  • Evitar realizar ayunos y  saltar comidas.
  • Seleccionar alimentos lácteos desnatados o semidesnatados.
  • Comer despacio, masticando muy bien los alimentos.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.
  • Seleccionar alimentos naturales frescos en lugar de procesados.
  • Preferir la ingesta de carnes magras (blancas) y pescados.
  • Moderar el consumo de sal y la que utilice que sea yodada.
  • Evitar la ingesta excesiva de café y té (no superar las 2 tazas al día).
  • Incorporar frutas y verduras de todas las variedades y colores, de este modo nos aseguraremos de la ingesta variada de vitaminas y minerales. Además de incorporar a nuestro organismo fibra que ayudará a prevenir el estreñimiento típico del embarazo sobre todo en los últimos meses.
  • Limitar el consumo de alimentos dulces y grasos como bollería, pastelería, golosinas, helados, etc.
  • Seleccionar métodos saludables para la cocción de los alimentos como: al horno, al vapor, en papillote, a la plancha; evitando frituras.

Requerimientos específicos

Proteínas: los requerimientos proteicos se encuentran aumentados durante la gestación, sobre todo a partir del 2° trimestre, en donde se deben adicionar 15 gr de proteínas al consumo habitual, esto se logra aumentando el consumo diario de carnes, pescados, huevos y lácteos.

Calcio: las necesidades de este mineral están aumentadas durante esta etapa ya que tiene estrecha relación con la formación del esqueleto fetal entre otras funciones. Cuando el aporte de este nutriente es escaso, el bebé lo extraerá de las reservas de la madre (huesos) para lograr cubrir sus necesidades, dejando como consecuencia una probabilidad muy alta de que ésta sufra de osteoporosis en el futuro. Por otro lado debemos aclarar que durante la gestación la absorción de calcio se duplica, por lo que si bien debemos aumentar el consumo de alimentos ricos en este mineral no deberá ser de modo exagerado. Se recomienda la ingesta de 3- 4 porciones diarias de productos lácteos: leche, yogur, quesos. Recientemente se ha observado que la suplementación de calcio y vitamina D, sumado al de vitamina E y C (antioxidantes) podrían prevenir la preeclampsia, situación que puede presentar complicaciones obstétricas y neonatales.

Hierro: la absorción intestinal de este mineral también se encuentra aumentada en la mujer gestante, con lo cual con una dieta equilibrada en donde se incluyan alimentos ricos en hierro como carnes, vegetales de hoja, hígado, huevos, legumbre y frutos secos, se cubrirían las necesidades maternas y del feto. Es decir que no debería ser estrictamente necesaria su suplementación; sin embargo esto dependerá de varios factores que serán evaluados por el profesional que asista a la embarazada.

Acido fólico: el requerimiento de este nutriente está aumentado, por lo tanto es muy importante su suplementación. Interviene en el crecimiento y diferenciación celular y previene defectos en el cierre del tubo neural. Se aconseja consumirlo como mínimo dos meses antes de la concepción y hasta el 1° trimestre.

Yodo: es muy importante para el desarrollo del sistema nervioso central del bebé, sus necesidades se encuentran incrementadas por lo que se recomienda su suplementación.

En Antiaging Group Bracelona, indicamos y controlamos este proceso nutricional para aquellas mujeres embarazadas que lo deseen.

Cuidados de la piel tras los excesos de la Navidad

Leer más

¿Cómo saber si tienes sobrepeso?

Leer más

TRATAMIENTOS DE ADELGAZAMIENTO

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.