La cirugía de aumento de caderas y quiénes se someten a ella

cirugia aumento de caderas

La cirugía de aumento de caderas no es muy común. Lo más frecuente es que observemos un exceso de caderas (lo que denominamos cartucheras o forma de pantalón de montar), el defecto de las mismas es mucho menos habitual aunque no por ello menos importante.

La zona de la cadera es uno de los elementos que más definen la femineidad, ya que la curva que forma es una de sus características. La línea recta viene asociada con la idea de lo “masculino” y la curva con lo “femenino”.

Como pasa siempre, en realidad en lo que nos fijamos es en el equilibrio y en la compensación entre zonas, fundamentalmente con la cintura. Es por ello que tratamos de perfeccionar esta zona nos fijamos en la unidad estética que forman los flancos (la parte lateral de la cintura) con la cadera y los muslos.

Cuando hay un exceso en las caderas, la solución es la liposucción. Evidentemente no se trata de vaciar sin más, ya que conseguiríamos vaciarlo pero sin equilibrio con el resto (perdemos la forma). Es por ello que hablamos de lipoescultura. Lo que queremos es reducir volumen manteniendo la forma femenina. Nosotros siempre tratamos los flancos y zona baja lumbar junto con la cadera, así como la zona baja de las nalgas, de forma que consigamos una forma armónica.

¿Qué pacientes se someten a una cirugía de aumento de caderas?

Más infrecuente es que necesitemos aumentar las cadera. Esta situación la encontramos en mujeres con una distribución de la grasa andrógina (líneas rectas), pacientes con lipodistrofia (alteración de la distribución de grasa debido a medicación) y en la cirugía de género (cambios de sexo). Si existe grasa en otras zonas podemos hacer un trasplante, obteniendo el tejido adiposo de abdomen, flancos (así también reducimos el perímetro de la cintura) e injertándola en la zona de la cadera. Pero si no existe grasa para modelar las caderas podemos poner implantes. Esta técnica es original nuestra y fue publicada por primera vez en el Aesthetic Plastic Surgery hace 6 años. Inicialmente la usamos en pacientes sin tejido adiposo, perdido debido al tratamiento con retrovirales y después la hemos utilizado también en pacientes que cambian de género.

La técnica de aumento de caderas consiste en colocar unos implantes de unos 110g de silicona cohesiva debajo de la fascia lata, de forma que aumentamos la curva de la zona de la cadera. Normalmente usamos dos en cada lado. Si hay algo de grasa que trasplantar la usamos también para aumentar el efecto. Dado que es una zona de mucha movilidad recomendamos no sentarse durante 7-10 días y evitar ejercicio de miembro inferior durante 6 semanas. Los resultados son buenos siendo el mayor riesgo que el implante se desplace y necesite su recolocación. Por eso al principio hay que tener cuidado con los movimientos bruscos e intensos. La cicatriz queda escondida debajo de la ropa interior.

Como veis, aunque no muy frecuente, la cirugía de aumento de caderas es igual de posible que la de reducción. Si quieres saber más sobre qué tipo de cirugía de aumento de caderas sería más conveniente en tu caso, puedes pedir cita rellenando este formulario.

Fuente de la imagen: flickr

 

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.