Ciencia, Genética y Belleza

Canon de Belleza«Cada cultura tiene su prototipo de belleza y constatamos que, históricamente, en todas las culturas estudiadas, la gente ha intentado cambiar su apariencia para parecer más atractiva, de manera que no es nada nuevo, simplemente que ahora se hace mejor. Podemos manipular las caras y los cuerpos mucho más que antes, pero no deja de ser parte de un viejo patrón que los humanos seguimos desde que existe la historia escrita. Siempre hemos manipulado nuestra apariencia para parecer más atractivos de lo que en realidad somos, de manera que llevamos mucho tiempo engañando a la madre naturaleza.»

Esta frase no es de un cirujano plástico, al que seguramente le tildarían de subjetivo y de barrer para casa, sino de Victor Johnston, eminente psicólogo irlandés, especialista en psicología cognitiva y catedrático de la Universidad de New Mexico (un hombre que me parece brillante simplemente porque definió a los sentimientos humanos como ‘los gritos y susurros del pasado’, con eso ya tenemos para un buen rato :P). En fin, decía…la cita que abre este post la recojo de un libro que he disfrutado este verano: Cara a cara con la vida, la muerte y el universo del divulgador Eduardo Punset, un compendio de 40 entrevistas a científicos y humanistas de diversa índole. El libro comienza con esta entrevista sobre los marcadores biológicos, y de la que se concluye que nuestra percepción de la belleza tiene un fuerte componente genético y que el concepto de belleza tiene su valor biológico.

«Buscamos características atractivas en el sexo contrario (…) Sabemos que las hormonas que influyen en nuestro cerebro en una época muy temprana de nuestro desarrollo, principalmente la testosterona, cambian la estructura del cerebro y posteriormente nos vuelven sensibles a los marcadores hormonales (…) Y eso influirá en lo que la persona encontrará atractivo en su vida.»

La importancia de la Belleza pues transciende aquellos primeros años de nuestra existencia en este planeta, en los que era un factor clave en la selección natural, y continúa aún en nuestros días, en un subconsciente biológico aunque aparentemente ya no haya esa necesidad de la selección natural y la perpetuación de una mejor especie!

Algo importante también que se desprende de los estudios de estos investigadores es que esos marcadores biológicos hacen que suela verse lo bello como algo que desprende buena salud.

En cualquier caso, hoy, la palabra ‘Belleza’ transporta una carga de dudosa reputación, y el lenguaje que usamos para referirnos a lo bello, a algo bello, a alguien bello o quien se preocupa por este aspecto, suele redundar en negatividad, en lo superfluo, melifluo y vanidoso. Como dice Susan Sontag en su maravilloso alegato en defensa de la Belleza frente a lo culturalmente correcto «lo bello significa ahora simplemente eso ‘bello’: no hay un halago más insípido» (más aquí). A veces me pregunto si no será todo esto de quitarle importancia a la Belleza una consigna de una mayoría -que no somos perfectos, simétricos, o bellos- de auto-convencernos ante el irrefutable panorama que entonces nos dejan estas investigaciones de la psicología cognitiva, la biología y la genética sobre la belleza 🙂

‘Lo que importa es lo bello que uno es por dentro’. Sí, pero a la naturaleza y sus leyes eso no parece importarle tanto. La catedrática en neuropsicología Nancy Etcoff rechaza con sus investigaciones evolucionistas el lugar común de echarle a los medios y la cultura la responsabilidad de nuestras preocupaciones por el físico. Según ella, si elimináramos todas las referencias culturales del mundo, revistas, programas, modelos de lo que son cuerpos y caras bellas, seguiríamos creando nuestras propias imágenes en nuestra mente. Lo que viene también a decir V. Johnston en la cita que abre este post.

Os recomiendo que veáis, si tenéis unos 58 minutos libres en algún momento, el programa que le dedicó Redes a este asunto de la ciencia de la Belleza. Es de hace unos años pero tiene igual vigencia. Entretenido, apasionante, y realista (como toda Ciencia):

¿Qué beneficios tiene el yoga facial en tu rostro?

Leer más

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo se trata?

Leer más

¿Qué movimientos y ejercicios se pueden realizar tras el aumento de pecho?

Leer más

¿Quieres que te informemos sobre las últimas novedades en salud, belleza y tratamientos especiales? Sin spam.

He leído y acepto la Política de Privacidad y el Aviso Legal.
 
Dr. Jesús Benito Ruiz

Director médico y fundador de Antiaging Group Barcelona

Director de AGB, el doctor Jesús Benito es un cirujano de renombre, actual presidente de la AECEP. Miembro de diversas sociedades científicas como la SECPRE y pionero en diversas técnicas quirúrgicas, ha recibido premios y realizado publicaciones de prestigio.